Por: Alejandro Echartea

 

A una semana del aumento a las tarifas del Transporte Público los trabajadores del volante han empezado a observar una mejora en la cuestión económica por lo que consideran que un plazo de 4 años sería suficiente para modernizar el servicio, no obstante, es necesario un mayor apoyo por parte de las autoridades.

Lo anterior lo declaró un concesionario y trabajador de la ruta 21 de la colonia Moderna quién por motivos personales pidió omitir su nombre para esta entrevista, “yo estuve 10 años trabajando en Estados Unidos, iba y venía, mi hermano es el que empezó a enrolarse con los micros y en una ocasión que vine le pedí trabajo de chofer pero ganaba muy poco”, rememoró.

El ahora concesionario del Transporte Público indicó que a partir de esta experiencia decidió dedicar unos ahorros para comprarle su unidad a su hermano y a trabajarla él mismo para hacer rendir mejor las ganancias, “era otra ruta, la ruta 3”.Comentó que permaneció en esta ruta cerca de 4 años pero que después decidió vender la unidad a un tercero.

“Un amigo tenía aquí una unidad en esta ruta y en la anterior y me ofreció una de ellas y fue como se la compré, son 3 años de eso, ya tengo 7 trabajando en el transporte público”.

En cuanto al aumento al transporte menciona que la semana pasada no se notó ningún cambio debido al mal clima pero que a partir de ayer –lunes- se empezaron a ver mejores entradas de dinero, no obstante, menciona que esta medida sí afectó la economía popular y se puede observar en la disminución de la cantidad de gente que utiliza el transporte.

Consideró que el costo de las refacciones y del combustible asfixiaban poco a poco al transporte público y puso como ejemplo que tan solo en noviembre del año pasado gastó 11 mil pesos en cambiar las 6 llantas de la unidad cuando un compañero ‘enllantó’ completo su vehículo por 15 mil pesos en este mes,“y le salió 4 mil pesos más caro”.

“En las reuniones que teníamos con el –titular- de transporte, el anterior subsecretario, nos comentaba que no iba a haber aumento, que estaba alargando las cosas para darnos un buen aumento, yo escuché rumores de que 8 pesos y 6.50”, apuntó.

“De entre lo que cabe estuvo bien, hay muchos dueños que a lo mejor entre más ganen es mejor pero para el bolsillo de la gente sí está muy bien, no repercutió mucho”, recordó que el aumento fue para el pasaje adulto y que el principal pasaje que se transporta en las unidades es el del estudiantado y que para ellos ni para el INSEN hubo aumento en sus tarifas.

En el tema de la modernización de las unidades señaló que un plazo de 4 años sería justo para ir actualizando las unidades poco a poco, “fíjate que la unidad que yo traigo está fuera del marco de la ley y yo estuve –a finales de este año- dándome muchas vueltas y decían que no iba a dar tiempo, que si para finales de ese año no se arreglaban corríamos el riesgo de perder hasta la concesión, muchos estamos atrasados en cuanto a ponernos al corriente pero estamos haciendo lo más que podemos”.

En este sentido consideró que para lograr una completa modernización del transporte público se necesita de una mayor colaboración por parte del gobierno del estado, “ojala y transporte se solidarice un poco y también tome en cuenta esto, acaba de llegar el aumento y creo que sí está ayudando un poco pero que nos diera un plazo pero no ahorita”.

“Ahorita –supuestamente- existía un apoyo, un crédito por parte del gobierno para el enganche de las unidades pero se hablaba de 50 mil pesos y las unidades tienen un precio de un vehículo a crédito de un millón de pesos y piden mínimo un enganche del 20% (200 mil pesos)”, apuntó que el crédito otorgado es insuficiente y pidió que las empresas ensambladoras bajen sus costos, “se habla que la unidad de contado tiene un valor de 500 mil pesos, ¿por qué si nos los está dando a crédito no nos aumenta unos 100 mil pesos? pero aumentan el doble, eso para nosotros es imposible”.

Para poder cumplir con lo que el reglamento de Transporte Público le demanda a los concesionarios estos compran un chasis relativamente nuevo y sobre este se monta la cabina y se equipa con los asientos para así ir cumpliendo con los requerimientos mínimos para seguir circulando, “mi punto de vista es que si el gobierno apoya yo la verdad sí le entraría a la unidad nueva y si no me comprometería con Transporte a un plazo de 4 años a renovar mi unidad”, finalizó.