Ciudad Victoria, Tamaulipas.- Las constructoras siguen creando desarrollos inmobiliarios en terrenos inundables sin cumplir el nuevo marco normativo establecido a partir de 2012 en la Ley General de Protección Civil, que estipula ciertas características para la edificación de vivienda.

De acuerdo con el coordinador estatal de Protección Civil, Medardo Sánchez Albarrán las constructoras deben obtener los permisos correspondientes ante las áreas de obras públicas municipales y de Protección Civil, previo análisis de riesgo, sin embargo en muchos casos no se cumplen estos ordenamientos.

De los casos más problemáticos, están las colonias Presita 1 y Presita 2, cuyas viviendas fueron construidas en una serie de cañadas con deslaves frecuentes e inundaciones en tiempo de lluvias.

Dijo que a todo lo largo de la falda de la Sierra Madre, los complejos inmobiliarios están frecuentemente expuestos a los impactos de tormentas y trombas.

“Algunas zonas en la periferia están con esas características, ya que hay escurrimientos de agua que la propia naturaleza las tiene marcadas, y otra parte es la zona oriente de Victoria, donde están asentadas decenas de colonias”, dijo.

Sánchez Albarrán remarcó que hay un marco normativo que deben cumplir los desarrolladores de vivienda y particulares cuando van a ejecutar una obra de construcción, deben sacar los permisos y contar con el análisis de riesgo que descarte cualquier problema en lo inmediato.

En lo que va del año Protección Civil estatal tiene en revisión 30 solicitudes en ese rubro y aseguró que todas deberán apegarse a los lineamientos, pues de lo contrario no serán autorizadas.

“Esas cuestiones están normadas, y si hay violaciones por las que la ciudadanía esté inconforme tendrán que solicitar un análisis para que se proceda en consecuencia”, precisó.

El funcionario agregó que los dueños de viviendas en zonas de riesgo tendrán que dirigir sus reclamos con las inmobiliarias o ante el particular con el que realizaron la compra-venta del bien inmueble, y si las autoridades incurrieron en fallas, también tendrán que responder por ello.

Según datos de la Procuraduría Federal del Consumidor, cada año se presenta un promedio de 60 quejas por malas edificaciones, de las cuales un 3 por ciento están relacionados a problemas con el tipo de terrenos.