Por: Alejandro Echartea

El pasado miércoles se cumplió el primer año de Jorge Mario Bergoglio al frente de la Iglesia Católica como el papa Francisco por lo que el obispo de Ciudad Victoria, Antonio González Sánchez, consideró que ha sido un buen año para esta Iglesia ya que el sumo pontífice está acorde con los tiempos modernos.

“Yo creo que Dios va poniendo al frente de la Iglesia a la persona que se ocupa en las diferentes circunstancias, creo que el papa Francisco está haciendo un esfuerzo grande por poner al día la iglesia, me parece lo más interesante, se habla de cambio, se habla de renovación”, indicó al término de la misa de 12 de este domingo.

El papa Francisco ha confesado ser un pecador y ha mostrado mayor apertura y tolerancia hacia los homosexuales y ha hecho referencia a múltiples temas que en pasados papados habían quedado censurados, “el matrimonio es entre un hombre y una mujer (…) pero tenemos que ver los diferentes casos y evaluarlos en su diversidad”, mencionó Bergoglio el 6 de marzo donde a pesar de que reafirmó la tradicional oposición de la Iglesia Católica al matrimonio homosexual se manifestó abierto a algunos tipos de uniones civiles entre homosexuales, “¿quién soy yo para juzgar a los gays?”, mencionó el 29 de julio de 2013.

Asimismo el papa Francisco ha manifestado no haber deseado ser papa y ceder un papel más importante a las mujeres dentro de la Iglesia, no obstante, se mantiene renuente a que estas se ordenen como sacerdotisas, “no tengan miedo de hacerse ciudadanos del mundo digital… es un don de Dios”, comentó este 23 de enero invitando a la jerarquía católica para que haga uso de las nuevas tecnologías para la difusión del cristianismo.

“Me parece que con ayuda de Dios y de muchas otras gentes su trabajo hasta ahorita yo lo considero muy bueno”, calificó el obispo de Ciudad Victoria al jerarca católico.

Sin embargo Antonio González Sánchez rehusó hacer un comparativo entre el actual ocupante del trono de San Pedro en Roma y sus dos antecesores inmediatos, Benedicto XVI y Juan Pablo II, ya que reiteró que “Dios pone al papa al que él necesita en cada tiempo, no se trata de compararlos, creo que cada uno -como los papas anteriores- creo que cada uno ha hecho su esfuerzo –su lucha- de acuerdo al tiempo que a cada uno le tocó vivir”, finalizó.

ejb