La Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas continúa con una depuración permanente de los servidores públicos que la integran y quien incurra en delitos será investigado, aseguró Irving Barrios Mojica.

En conferencia de prensa, el titular de la dependencia atajó que estas acciones no representan una cacería de funcionarios, aunque si los exhortó a trabajar dentro de la Ley.

Al contrario reconoció que existe un déficit de personal por lo que impulsará el servicio profesional de carrera, para mejorar las condiciones de vida de los servidores públicos y que quien inicie desde abajo pueda aspirar a ser Procurador.

Por otra parte aseveró que la procuraduría tiene que ser potenciada porque no está bien organizada, toda vez que se detectó duplicidad de funciones y de actividades, lo que ha derivado en un plan de reestructuración que será presentado ante el Congreso del Estado y del Gobernador para su aprobación.

“Había una desorganización, lo que ha permitido que no se cumpliera al cien por ciento el objetivo del ministerio público, de la policía, que es investigar y perseguir los delitos, en este caso del fuero común. Se está trabajando en esa reestructuración, en fortalecer las áreas”.

En el caso de los ex funcionarios de la Procuraduría, señaló que aún no se les llama a rendir cuentas, toda vez que el trabajo que se está realizando es el de potenciar la estructura de la dependencia y no propiamente el de una fiscalización, pero que en dado momento en que se llegue a detectar alguna irregularidad, se procederá de la manera conducente.

Así mismo, comentó que en la dependencia no había un mecanismo confiable para saber el número de averiguaciones previas que se habían abierto, por lo que también se está haciendo una revisión física de todos los expedientes para poder tener un número exacto de estos.