Enrique Jonguitud

CIUDAD VICTORIA.-La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) informó que un derrame de petróleo en Altamira provocó una severa contaminación en una superficie de  30 mil metros cuadrados,  retirándose hasta el momento 9 mil 500 toneladas de suelo afectado, aunque Petróleos Mexicanos (PEMEX) habría ocultado el hecho .

La PROFEPA dijo que el derrame fue descubierto por personal de Pemex en un oleoducto que era “ordeñado” para la extracción ilegal de hidrocarburo.

De acuerdo a la dependencia federal el derrame de petróleo ocurrió desde el pasado 25 de julio pero al principio pasó desapercibido por la propia PROFEPA.

Sin embargo ahora se mantiene vigilancia permanente luego de que se realizó una visita de inspección para constatar los daños ambientales ocasionados por la emergencia, luego de que la PEMEX realizó diversas omisiones en la información.

De acuerdo a la información difundida, durante el recorrido del personal de  PROFEPA, detectaron que  la fuga de hidrocarburo en la zona sur del estado, dañó una superficie de 30 mil metros cuadrados de suelo natural, mismo que deberá ser remediado hasta alcanzar niveles permisibles.

El  personal de la PROFEPA constató  en la visita, que PEMEX  contrató empresas privadas para realizar los trabajos de remediación en el sitio contaminado, retirando para su tratamiento las 9 mil 500 toneladas de suelo. 

Se informó que las acciones efectuadas por las empresas de servicios contratadas por PEMEX, son objeto de supervisión permanente por parte de la delegación federal de la PROFEPA en Tamaulipas, con el fin de verificar el cumplimiento de la normatividad ambiental, hasta que  concluyan los trabajos de remediación que aseguren el restablecimiento de las condiciones previas a este  siniestro.

ejb