Ciudad  Victoria, Tamaulipas.-La muerte de un menor a manos de sus compañeros de secundaria es el resultado de la descomposición social y es responsabilidad de toda la sociedad en su conjunto, por lo que se debe de rediseñar la manera de actuar de padres, hijos, escuelas y organismos públicos y privados.

Este hecho tan lamentable debe de ser un detonante que impulse un cambio en la manera de actuar de la sociedad en general para evitar que se sigan presentando este tipo de casos, afirmó el cronista de este Municipio, Gustavo Adolfo García Paz.

“Socialmente, lo que suceda, lo que se presente, de alguna medida somos partícipes por acción o por omisión”.

Y agregó: “la familia tiene que reorganizarse, reestructurarse y aprender de estas lecciones que son muy fuertes, la sociedad también, las comisiones de derechos humanos también, toda organización social tiene que poner su atención”.

García Paz destacó que el fallecimiento del menor es el resultado del comportamiento de una sociedad en su conjunto, por lo que se debe de aprender de este tipo de lecciones, y en ese sentido, llamó a analizar nuestro comportamiento ya que, dijo, de alguna manera todos somos partícipes bien sea por acción o por omisión.

“Esto no es un producto de lo que haya pasado ahorita, sino que lo empecé a construir progresivamente”.

Ejemplificando, dijo que el bullying, como en el caso de la obesidad, son situaciones o conductas que se van construyendo paulatinamente,  por lo que este caso debe de ser una lección que debe de aprovecharse para generar un  cambio, “lo que sucede emerge de lo que nosotros hacemos”, recalcó.

 ejb