Ciudad Victoria, Tamaulipas.-Dios no condena a los homosexuales, porque gracias a él vinieron al mundo, manifestó Monseñor David Martínez Reyna.

Manifestó que el propio Papa Francisco estableció “¿quién soy yo para juzgar a los gays?”, dando paso a una nueva ideología dentro de la iglesia católica.

“Me parece magnífico, aunque hay suposiciones, interpretaciones exageradas de lo que él dice, pero él va por buen camino”.

“Él no condena a nadie, son hijos de Dios, nosotros los rechazamos, pero él no los rechaza”.

Martínez Reyna expuso que por parte de la Diócesis de Victoria también hay una postura clara.

“No los rechazo porque pobrecitos, ellos vienen al mundo, entonces hay quienes culpan a Dios, pero a Dios no se le puede culpar, porque gracias a Dios vinieron al mundo y existen por el poder de Dios”, expresó.

Cuestionado en torno a su opinión sobre los sacerdotes que condenan a las personas homosexuales, contestó que no es su deber.

“Yo lo veo mal, que no están en su deber pastoral, deber de padres, deber de no hacer distinción de sexo”.

Cabe recordar que el papa Francisco dijo que él no juzga a las personas homosexuales, quienes no deben ser marginadas de la sociedad, un discurso que dio señales de que el nuevo líder católico.

ejb