Redacción/ Últimas Noticias

Ciudad Victoria, Tamaulipas.-Alumnos de la primaria Hermilo Obregón  Aguilar, del fraccionamiento Industrial de esta capital, se quedaron sin clases después de que los padres de  familia decidieron cerrar el plantel en protesta por los malos manejos que, aseguran, comete la directora Sara Alicia Hernández Puga.. «directora rata, da la cara»  exigieron

La presidenta de la sociedad de padres de familia, Liliana Sánchez, refirió que la directora ha actuado en forma irregular desde hace tiempo, situación que ha sido denunciada con oportunidad ante la instancia correspondiente, misma que nada ha hecho para investigar esa denuncia.

Se quejó también de que el tesorero y la directora  crearon una cuenta bancaria a nombre de esta última, quien además, quiere manejar a su antojo todos los asuntos de la escuela y no se hace nada sin que ella lo apruebe.

Los padres de familia piden rendición de cuentas, pues la directora Sara Alicia Hernández Puga prácticamente se adueñó de todo el dinero que se ha recaudado en el ciclo escolar, y no ha querido dar la cara.

“No me meto en lo laboral, sólo que como miembro de la mesa directiva exijo cuentas claras porque a mí no se me toma en cuenta para nada, y los padres me preguntan”.

Pese a que no son escuchados, aclaró que ellos no cerraron la primaria: “cuando llegamos el candado ya estaba puesto”.

Por su parte, la titular del Centro Regional de la SET, María de Jesús Quintana reprobó el proceder de los padres de familia y dijo que bajo ningún motivo se justifica que cierren la escuela y dejen sin clases a los alumnos.

“Ellos deben reflexionar y pensar en lo mejor para sus hijos; una escuela es una institución pública que debe permanecer abierta y los padres no pueden obstruir ese derecho”.

Asimismo, aseguró que el asunto se encuentra en manos del Departamento Jurídico de la Secretaría de Educación de Tamaulipas, el que de un momento a otro emitirá el resolutivo tras la investigación que lleva a cabo sobre las acusaciones en contra de Hernández Puga.

Los padres de familia colocaron algunas mantas al exterior de la escuela, en donde se leía “exigimos auditoría, las autoridades hacen caso omiso; queremos autoridades competentes”, “Directora rata, da la cara”.