Por: Eduardo Castillo Mtz.

Con el auge en Tamaulipas de la llamada Reforma Energética, que incluye entre otras cosas, la extracción del gas de esquisto –más conocido como gas shale–, grupos ambientalistas internacionales han revivido la polémica que rodea a esta variante energética.

Para la Doctora en Logística y experta geología y geofísica de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla, Loecelia Ruvalcaba Sánchez, es normal que exista temor a lo desconocido y aseguró que el Gas Shale siempre ha estado rodeado de mitos.

De visita en Ciudad Victoria para entablar relaciones con una universidad estatal, comentó que a través de la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el Consejo Nacional Ciencia y Tecnología (CONACYT), los estados involucrados en la extracción del gas apoyan la evaluación ambiental, social y económica que los inminentes trabajos.

Subrayó que el “mega proyecto” que se prepara en la  Cuenca de Burgos, vendrá a resolver la polémica respecto al impacto de los trabajos de exploración y extracción de los yacimientos del gas natural.

“La parte ecología y ambiental es muy importante para este tipo de industria porque puede generar mucha polémica alrededor de ella, entonces nuestro trabajo es investigar los mitos y realidades de la industria y junto a otros equipos prever y mitigar el daño que pueda causarse”, explicó.

Ruvalcaba Sánchez, explica que los trabajos de extracción buscan abrir la industria a la inversión extranjera y a través de ello, se prevé que se desarrolle el sector energético a niveles macro, “sobre todo porque los hidrocarburos convencionales ya están costando mucho en cuestión de extracción… Hay crisis en el sector energético por la caída de los precios del petróleo y porque las reservas se están agotando a nivel mundial entonces es necesario generar alternativas al respecto”.

Añadió que los estudios ambientales contemplan la localización de instalaciones indeseables y en este sentido la industria del Shale se puede volver indeseable, “implica normatividad y aspectos geológicos, además se simulan los contaminantes para evitar que las poblaciones cercanas se vean afectadas por los trabajos”.

¿Cuáles son los mitos que rodean al gas shale?

“Recientemente se le han estado atribuyendo cuestiones relacionadas con los movimientos sísmicos, dado que la perforación en la tierra, en un momento dado, la tierra buscaría reestructurarse y al hacerlo se pueden generar movimientos telúricos, pero esto no está 100% comprobado, entonces podemos considerarlo un mito”, respondió.

“También están algunas cuestiones de la contaminación del agua, que tampoco se ha comprobado. Y aunque se emplean químicos en el proceso de extracción, no se sabe qué tipo de afectación tiene, porque no se ha documentado”, insistió.

Puntualizó que al conocerse el impacto en el medioambiente se puede sugerir que las empresas empiecen a trabajar en modificar los procesos y materiales que se usan en la industria, “lo ideal es que se haga ahorita y no luego que empiecen los trabajos y salgan problemas de impacto ambiental”, concluyó.