Por Alejandro Echartea

Tras su pasada gira de trabajo por varios estados de la Unión Europea el presidente de la república, Enrique Peña Nieto, invitó al papa Francisco a visitar México aceptando éste la invitación pero sin confirmarse todavía por parte del Vaticano una fecha para saldar tal compromiso.

No obstante dicha visita podría realizarse para el mes de septiembre del próximo año ya que Jorge Mario Bergoglio tiene agendada una reunión en la ciudad de Filadelfia, en los Estados Unidos, durante el Encuentro Mundial de la Familia, el cual habrá de llevarse a cabo del 22 al 27 de septiembre del 2015.

Lo anterior lo dejó entrever el obispo de la diócesis de Ciudad Victoria, Antonio González Sánchez, tras la Misa del Mediodía de este domingo, “él no ha dicho que no pero tampoco ha dicho cuándo, que creo que esa es la cosa, al presidente no dudo que le haya dicho que sí pero no le dijo cuándo”.

El presidente Enrique Peña en su calidad de representante del gobierno mexicano se reunió por primera vez con el pontífice el pasado sábado 7 de junio durante su gira de trabajo por Europa tras la cual comentó que, “él ha aceptado la invitación y de él dependerá el momento en que visite México, pero sin duda, esto es motivo de gran alegría”.

“El año próximo -el 2015- el Papa tiene una venida a Filadelfia, a Estados Unidos, porque es la reunión de las familias, entonces se le pedía al Santo Padre que cuando viniera a Estados Unidos pasara por México”, agregó el obispo de Ciudad Victoria.

No obstante reconoció que aún no existe una fecha oficial para tal encuentro entre el líder de la religión católica y los mexicanos, “hasta ahorita oficialmente no hay nada”, puntualizó.

Durante la Misa de éste domingo se reflexionó sobre el misterio de la Santísima Trinidad, “un sólo Dios verdadero y tres personas distintas, nos quedamos con aquello de que ‘es un misterio y no podemos entender’, sin embargo me parece que no se trata de eso, se trata de que ayudados por la liturgia contemplemos a éste Dios que es único pero que está formado por tres divinas personas”.

Finalmente el obispo de Ciudad Victoria invitó a sus feligreses a practicar el Evangelio en su vida diaria y no solamente cada domingo en Misa, “el Evangelio se centra en amar a los demás, no le demos vuelta, entonces éste domingo de la Santísima Trinidad hay que contemplar a nuestro Dios, la perfecta comunidad de amor pero hay que pensar también que nosotros como personas y como familia tenemos que aquí en el mundo reflejar ese amor de Dios a los demás, ese es nuestro trabajo”.

ejb