Por: Andrés A. Ramírez Acosta

El Consejo Coordinador Ciudadano de ciudad Victoria, integrado por patrones, empresarios y constructores, rechazó la iniciativa de reforma que se discute al interior de la Comisión de Hacienda y Crédito Público de la Cámara de Diputados, misma que pretende modificar el artículo 27, derogar el 32 de la Ley del Seguro Social, y con ello incrementar las cuotas obrero patronales que se realizan al IMSS.

En la rueda de prensa el día de hoy a las 10:00 horas, fue el empresario Armando Amín Rodríguez, quien expresó que el Consejo rechaza esta iniciativa de la reforma y exhorta a los Diputados Federales a evitar tomar decisiones apresuradas que lesionen la economía tanto de obreros como de patrones.

“La iniciativa que reforma la Ley del Seguro Social incrementará las cuotas de obrero patronales en perjuicio de la creación y consolidación del empleo para los trabajadores, así como de la economía de los empresarios de México, ya que pretende aumentar el salario base de cotización para el cálculo de dichas cuotas, al homologar las bases de cálculo de las contribuciones del IMSS y del INFONAVIT con las del Impuesto sobre la Renta (ISR). Su impacto potencial es a 7 millones y medio de trabajadores con un costo total de aproximadamente 5  mil millones de pesos, para la economía mexicana”.

Acompañado por los presidentes de la CANACO Victoria Elba Benavides, de los Constructores (CMIC) Jorge Velázquez Vargas, de la COPAMEX Miguel Marcel De La Torre Villalobos, y del empresario Jorge Pensado Robles, Amín dijo que no existe una supuesta simplificación como se argumenta por los promotores de la iniciativa; pues de los 11 conceptos que se tendrían que homologar para que operara una auténtica simplificación, la iniciativa deja fuera 6 de ellos, de forma tal que sólo se homologan aquellos que aumentan la base del cálculo y no los que la disminuyen. Por ejemplo citó que el reparto por utilidades (PTU) y las despensas no son parte del salario y por lo tanto, no deberían ser parte de esta base.

“La crisis del IMSS no es por la cotización obrero-patronal, si no por excesos en el contrato colectivo, por las altísimas prestaciones que otorga y por la bajísima calidad de los servicios que presta; además, por medidas parciales que han agravado su situación financiera. Una reforma tributaria en materia de cuotas obrero-patronales no debe concebirse de manera aislada, sino como parte integral de la reforma fiscal próxima a discutirse”.

Agregando: “lo más grave será el perjuicio al país del incremento del costo país de 30.5 % sobre nómina hasta 40%. Las causas del problema financiero del IMSS no es de recaudación sino su elevado costo laboral, 14 millones de trabajadores cotizantes mantienen a 389 mil trabajadores con prestaciones de lujo”, finalizó.