Redacción/Últimas Noticias

CIUDAD VICTORIA.- Al pendiente se  encuentran autoridades sanitarias y sindicales de este sector ante el recorte de 10 mil millones de pesos que el gobierno federal propinó al rubro de salud.

En Tamaulipas los efectos se podrían ver en el número de plazas que les autoricen a sindicatos como el del ISSSTE y de la propia Secretaría de Salud, expresó Alfonso de León Perales.

El dirigente del Sindicato del ISSSTE, recordó que la Secretaría de Hacienda había prometido repartir este año, más de 10 mil plazas para el sector salud de las que 200 serían distribuidas en 7 municipios de Tamaulipas, pero con el anuncio del recorte, el escenario podría variar.

“Estamos con la incertidumbre porque estos recortes van a afectar a nuestro rubro”, expresó el también diputado local, quién confió en que en el Congreso Federal la Comisión de Salud logre detener esa embestida presupuestal.

Y es que también a la Secretaría de Salud de Tamaulipas les habían ofrecido plazas pero ante el recorte, se derribarían esos planes.

Alfonso de León insistió en que el temor es generalizado en todas las instituciones que prestan servicios de salud y que esperaban mejorar la situación laboral de los trabajadores, “pero hay que esperar”, reiteró.

En lo que no estarían de acuerdo, es que la disminución de recursos afecten programas y proyectos encaminados al mejoramiento de los servicios; en esto también dijo estar de acuerdo con lo expuesto por sus pares federales que han exigido a la federación detenga el recorte.

“No aceptaríamos que proyectos ya autorizados y presupuestados les den marcha atrás, la salud es un derecho universal y no es posible que se altere por una mala decisión”, concluyó.