Ciudad Victoria, Tamaulipas.-Un número indeterminado de las unidades que prestan el servicio público en esta ciudad capital circulan sin contar con el seguro obligatorio que exige la Ley de Transporte en la entidad y el recién aprobado Reglamento de Tránsito, por lo que, tras ocasionar un percance, se deja a la deriva a quienes resulten lesionados o afectados en sus bienes o personas.

El dirigente del Sindicato de los Micros Verdes y Radio taxis “Correcaminos”, Ramón Hernández Manríquez, reconoció que es una práctica común por parte de los concesionarios del transporte contratar el seguro de daños a terceros solamente para cubrir el requisito y poder pasar la revista mécanica, para posteriormente, una vez aprobada la revisión, cancelar el seguro correspondiente.

“Es cierto hemos tenido por ahí algunos inconvenientes, sí tenemos algunas unidades que no tienen seguro, admitió.

Y agregó, “hay quienes sacan seguro por seis meses, nada más para brincar la revisión mecánica, y esto nos deja sin poder subsanar el daño que se hizo a la familia de usuario o al usuario, que fue quien sufrió las consecuencia de algún accidente”.

Hernández Manríquez destacó que incluso, como una consecuencia de que las unidades del transporte público no cuentan con el seguro correspondiente, además de que quienes resultan afectados no reciben ningún tipo de ayuda, los propios concesionarios se han visto en apuros económicos tras resultar responsables de algún percance vehicular, teniendo que tener incluso que vender la concesión misma para poder hacer frente a los gastos que se generan con motivo de un accidente vehicular.

“Cuando el seguro se hace responsable nos quita un peso de encima, nos queda claro que concesionarios han desaparecido como consecuencia de que han tenido que vender su concesión y sus unidades para poder subsanar el daño que se hizo”.

 

Siguen sin mejorar el servicio

 

Al igual de otros sectores, el dirigente estatal de la Organización Emiliano Zapata Esteban Ruiz Lozoya se sumó a las protestas por el deficiente servicio que presta el transporte público de pasajeros en la ciudad.

En entrevista exigió a la Subsecretaria Estatal del Transporte y a la autoridad municipal, aplicar exámenes, capacitación e implementar operativos en el día, para detectar aquellos conductores que posiblemente manejan bajo los influjos de substancias o de alcohol.

“Creo que de igual manera se debería uniformar a estos mismos conductores y se les exija presentación. No es correcto que al subir a un micro veamos a la persona que lo conduzca con pelo largo y desabrochado de la camisa”, manifestó.

Dijo en el caso de Victoria, que es la capital del estado, el servicio está lejos de la realidad y de su contexto, pues muchas de las unidades no están en buenas condiciones. “El gobierno del estado y el de Victoria deberían pugnar porque haya buen servicio para los ciudadanos, pues con frecuencia estas unidades sufren desperfectos y se quedan tirados, además de que son demasiadas viejas y deberían de renovarse como en Altamira, Tampico y Madero donde se tiene un transporte en excelentes condiciones”, agregó.

ejb