Enrique Jonguitud 

Ciudad Victoria, 19 de mayo.-Tras la aprobación de la nueva Ley del Transporte Público en Tamaulipas,  choferes de  microbuses  manifestaron su rechazo a las nuevas obligaciones, al considerar que la modernización  no deja beneficios visibles para los choferes ni para los concesionarios, inclusive, ni para los usuarios. 

Pidiendo no revelar su nombre, comentaron que el uso de barras electrónicas y la implementación del  sistema de localizadores satelitales  (GPS),  solo es un gasto innecesario ya que pondrían tecnología de vanguardia en microbuses que están en malas condiciones por falta de liquidez. 

“Es que todo está mal, como nos va a decir alguien que no sabe cómo se trabaja, pueden leer hasta cien mil libros de transporte, pero nunca han estado atrás de un volante y nunca se han arriesgado desde atropellar  a una persona hasta dar un mal golpe”, exclamó. 

Dijeron que el único beneficio de las barras electrónicas es justificar los verdaderos días que no hay pasaje para la consideración del pago de la renta. 

“De por si las maquiladoras, las universidades y secundarias ya tienen transporte privado, eso sin contar los vehículos americanos, que con nueve mil pesos te compras uno y ya tienes en que moverte, ¿de dónde quiere que salga el dinero para modernizar?”, exclamó un chofer entrevistado.