CIUDAD VICTORIA.-Tras insistir que no se justifica por el momento el aumento tarifario, el subsecretario del Transporte Público en Tamaulipas, Gonzalo Treviño Alanís, aclaró que únicamente se otorgaría a concesionarios que constantemente se modernizan.

El funcionario estatal dejó en claro que aún no se autoriza el aumento o ajuste a las tarifas del transporte público, pues en estos momentos lo que está haciendo el área del transporte es un estudio de campo para preguntarle al usuario qué calidad del servicio le prestan.

Admitió que en caso de concretarse un aumento en las tarifas, se cuidaría que no se afecte al bolsillo de la gente, como también que los concesionarios que cumplen con un servicio de calidad, que cuentan con una unidad moderna tengan un beneficio con el aumento tarifario.

Treviño Alanís insistió que a pesar de que no hay nada concreto o que justifique en estos momentos un aumento en la tarifa del transporte urbano, lo que se analiza es el costo del servicio del transporte plus en algunas zonas del estado, sin embargo precisó, lo que se analiza es la factibilidad, pues si bien son unidades equipadas, ya depende del usuarios pagar una cantidad por el pasaje.

Hasta cuatro años tardará modernización

El proceso de modernización del transporte público en Ciudad Victoria está pactado a cuatro años, donde habrán de cambiar las viejas unidades por modelos recientes o nuevas según fue informado por Ramón Hernández Manríquez.

El secretario del transporte de la Federación Regional de Trabajadores de Ciudad Victoria (FRTCV) y actual dirigente de la Unión de Micros Verdes dijo que este proceso será paulatino, ya que cada unidad tiene un costo de inversión entre los 630 mil a un millón de pesos.

El compromiso planteado es que con el aumento a la tarifa el recambio de unidades se iba acelerar sin embargo, los costos de inversión no permiten que esto se lleve a cabo de la noche a la mañana.

“Se nos otorgó un aumento mayor al que pedíamos, por eso tenemos el firme compromiso de trabajar y lograr cambiar las unidades por unas más modernas”, comentó.

Según la propia subsecretaría del Transporte en el estado, en Victoria sólo 200 de las 800 unidades están modernizadas, por lo que 600 microbuses deben ser cambiados en los próximos cuatro años.