Por: Alejandro Echartea

El pasado 26 de noviembre Últimas Noticias publicó el reportaje “A 5 días de que se vaya Calderón… La Bethel y la TYR siguen sin regularizarse” en donde los colonos de estos asentamientos humanos denunciaban el evidente estancamiento en el que se encontraba el proceso de regularización de los terrenos donde radican, el día de hoy y de manera optimista informaron a este medio que está por concluir el largo proceso de 14 años por ser reconocidos y que será a partir del mes de enero cuando iniciará el proceso de introducción de agua potable, drenaje y electricidad.

“La gente ya está contenta porque ya van a tener sus escrituras, ahorita nada más van a salir 150 pero lo que tiene que pagar la gente es el avalúo que son 50 pesos”, apuntó la lidereza de colonos -Elizabeth Méndez- la mañana de este viernes a las 9:40 horas en la esquina del 17 Hidalgo.

En este sentido recordó que la regidora María Imelda Hernández promovió hace unas semanas un recurso para bajar el costo del avalúo de los terrenos a esa cantidad, por otra parte, indicó que los colonos que no lograron regularizar sus predios han aceptado de buena manera ser reubicados al fraccionamiento Marte R. Gómez -al extremo opuesto de la ciudad-, “no les queda de otra más que aceptar porque ahí donde viven están en alto riesgo y muchos terrenos no pasan”.

Asimismo señaló que la colonia antes conocida como Bethel pasará a formar parte de la Tomás Yarrington lo cual consideraron los vecinos del lugar como algo positivo. Destacó que algunos de los cambios que se han visto en la última semana es que el Municipio ha empezado a prestar atención a este sector al mandar trabajadores del Ayuntamiento para dar mantenimiento al área verde colindante con la colonia ampliación La Esperanza, misma que era señalada como refugio de malvivientes, “mandaron a limpiar el área verde que tanto habíamos solicitado”.

La señora Elizabeth Méndez consideró este como un gran cierre de año para los vecinos de la Bethel después de 14 años de gestiones por la regularización de este asentamiento humano y la introducción de los servicios básicos para poder dar a sus habitantes una calidad de vida digna.