Con recortes en gastos superfluos como, evitar arrendamientos de bienes inmuebles; la cancelación de telefonía celular y no contratar personal, el Estado hizo un «guardadito» de 4 mil 500 millones de pesos en los últimos tres años.

El Secretario de Administración, Jorge Abrego Adame, explicó que la política de gasto eficiente implementada a inicio de la presente administración estatal, genera economías anuales por el orden de los mil 500 millones de pesos.

Estos ahorros son canalizados a gasto social y obras de infraestructura pública en beneficio de los tamaulipecos.

Con ello, dijo que año con año se crece no solo el presupuesto para ambos rubros, sino también los alcances de beneficio.

De acuerdo a las proyecciones de la Secretaria de Administración, este año se mantendría por cuarto año consecutivo un ahorro similar de mil 500 millones de pesos.

La idea dijo, es que ésta política de gasto eficiente permanezca vigente, al menos hasta el 2016.