Por: Edith Gómez edithg

 

http://gananci.com/

Hablar de emprendimiento hace años hubiera sido inimaginable. Pero las cosas hoy han cambiado, y mucho: iniciar un negocio se ha convertido en una de las decisiones más inteligentes y valoradas, ya que gracias a esta nueva forma de empleo, el país está desarrollándose y creciendo económicamente.

Aunque este nuevo modelo favorece positivamente a México, no siempre el emprendedor sale vencedor y esto se debe a que no todos los emprendedores se lanzan a esta aventura de una forma preparada (creen que tener pasión y algo de conocimientos es suficiente, y se equivocan). Y a las estadísticas me remito: cerca de un 80 % de las pymes no superan los cinco años de vida. Por tanto, debido a este gran índice de fracasos, es conveniente informarnos de cuáles son los errores más comunes que cometen los emprendedores, para evitarlos y no formar parte de ese altísimo porcentaje de fracasos. Es cierto que la competencia cada vez mayor y el avance de tecnologías están exigiendo cada día más a los emprendedores. Por lo que solo queda que prestemos atención a ciertas cuestiones antes de lanzarnos a la aventura de emprender un negocio:

¿Sabes qué es el riesgo?

Emprender implica arriesgar, pero no perderlo todo. Lo ideal es planificar la idea de negocio, establecer objetivo y metas, elaborar un presupuesto, y ser realistas. Es recomendable tener algo guardado por si algo falla.

Dejar un trabajo para iniciar tu propio negocio también implica un riesgo, ya que sales de la zona de confort a una zona más inestable, aunque con mayor libertad económica. Pon en una balanza la libertad y la inestabilidad y valora qué pesa más.

Controla tus emociones

Si hay algo que caracteriza al emprendedor al principio es sus ganas de que el proyecto salga adelante, su optimismo, y su pasión por la nueva idea, pero es aconsejable que tenga los pies en el suelo y que igual que ve lo positivo, se dé cuenta también del panorama más pesimista. De esta forma, será más fácil ver la realidad de las cosas.

Financiamiento

Es muy importante hacer un presupuesto y asegurarse de que puedes cubrir todos los gastos para iniciar un negocio. Aunque las alternativas de financiación no son muy amplias y esto es lo que más desmotiva al emprendedor, existen más vías a parte de las entidades bancarias que permiten financiar un negocio: ayudas de familiares y amigos, inversionistas privados, crowfunding, o préstamos entre particulares. Además, existen subvenciones, que aunque tardan en gestionarse y no cubren el proyecto al 100 %, suponen un gran incentivo para impulsar el desarrollo de la empresa.

Tener a un buen equipo profesional

Hay cosas que al emprendedor se le puede escapar de las manos. Es normal que no sepa de todo, por muy experto que sea y con muchas ideas de negocio que tenga. Puede saber mucho sobre un producto o idea de negocio, pero puede flaquear en cómo administrar una empresa, en temas de contabilidad o en estrategias de promocionar un negocio. Por esa razón, sería buena opción que antes de empezar tu andadura profesional como emprendedor, visionaras este punto y establecieras en un papel qué perfiles son los que necesitará tu empresa.

Plan de negocios La elaboración de un plan de negocios es algo importantísimo que te ayudará a definir a tu negocio. Este te permitirá saber cuáles son tus puntos fuertes para potenciarlos y los débiles para difuminarlos. Además, gracias al plan de negocio, podrás conocer a tu cliente potencial: cómo llegar a ellos y qué valor diferencial les ofrecerás, teniendo en cuenta a tu competencia.

Posibilidad de coworking

¿Conocías la palabra coworking? Es un error iniciarse al emprendimiento sin conocer esta posibilidad.

Es muy probable que un emprendedor, dependiendo del tipo de negocios que lleve, empiece su actividad desde su casa, pero con el tiempo puede resultar un lastre para su negocio el no tener una buena infraestructura para atender al cliente. Por eso surge el coworking, un espacio para hacer negocio, donde conviven diferentes profesionales, con el objetivo de ahorrar costos, evitar el aislamiento y crear un ambiente agradable de trabajo y productivo. En este artículo podéis ver algunos espacios de coworking que existen en el país: Espacios para emprender que no son una cafetería Antes de dar ningún paso, te recomiendo que pienses si tienes alma emprendedora, es decir, si cumples con las características que definen a un buen emprendedor, y después analiza todos estos puntos más técnicos. Al final haz algunas reflexiones: ¿te ves capaz de asumir este rol? ¿Podrás sacrificarte por tu negocio? ¿Hasta qué punto? Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.