Por: Eduardo Castillo Martínez

Ciudad Victoria, 9 de junio.-Son muchos los ejidos en Tamaulipas que padecen problemas de regularización de tierra, y en la mayoría de los casos, se trata de compromisos políticos no cumplidos, aseguró Daniel Molina Báez, dirigente campesino del Movimiento Antorchista en Tamaulipas.

Dijo que para muestra, están los 34 años que han batallado los ejidatarios de Nueva Unión, del Municipio de San Carlos Tamaulipas, quienes jamás recibieron físicamente las tierras que legalmente les correspondían.

Explica que actualmente, las negociaciones son llevadas por la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), instancia que reconoció, que las tierras fueron re vendidas en su momento.

“Hace tres años, se acordó que este asunto se elevara a Programa de Atención a Conflictos Sociales del Medio Rural (COSOMER), donde la dependencia  tiene la obligación de comprar tierras para los campesinos. Nosotros ya propusimos los predios y el padrón; se emitió un dictamen que nos favorece a la compra de las tierras”, indicó.

“De los 14 casos que se tienen en Tamaulipas, el caso de la Nueva Unión tiene el primer lugar en prioridad, pero hasta hoy no se ha dado ningún paso, en  abril se tuvo una entrevista con la Dirección General de Concertación Agraria de la Sedatu y nos dijeron que el nuevo secretario necesita retomar el asunto, pero los campesinos están desesperados”, subrayó.

“Yo creo que es mucha falta de voluntad política, la falta de presupuesto no creo porque si revisamos algunas páginas nos damos cuenta que en el caso del puerto de Tamaulipas hay intereses económicos muy fuertes, la región donde nosotros estamos son tierras de mala calidad pero el interés social es muy alto”, refirió.

“San Carlos es un municipio con 43 ejidos de los cuales 42 tiene problemas de tipo agrario: limites invasiones, legalización de tierras y que muchas veces no requieren más que voluntad política, hay ejidos que tienen tierras en posesión y que nadie las disputa y llevan más de 30 años pidiendo a la Secretaría, y la Secretaría no da paso y no hay voluntad política”, concluyó.