Para el presidente del Consejo de Instituciones Empresariales del Sur de Tamaulipas (CIEST), Luis Apperti Llovet, la falta de oportunidades y la pobreza que vive más del 80 por ciento de los mexicanos, “podría” favorecer el aumento de la delincuencia.

Consideró que es un problema muy complejo y que tiene muchas aristas, una de ellas dijo, “es la enorme desigualdad que se vive en este país, si hubiéramos trabajado hace años en mejorar las condiciones de vida de toda la sociedad, seguramente sería más difícil para el delincuente dedicarse a otra actividad, pero necesariamente tiene buscar la salida a sus necesidades”.

De acuerdo con el estudio del Consejo de Evaluación del Desarrollo Social de México, el 80 por ciento de la gente presenta algún grado de rezago y de falta de oportunidades, lo que hace pensar al empresario tampiqueño que “los delitos se comenten por diversas razones, una de ellas es que quienes están en la actividad delictiva es porque están empeñados por conseguir dinero para consumir drogas o por mejorar su calidad de vida ante la falta de oportunidades.”

Y agregó: “nos debe quedar claro que es una responsabilidad que tenemos quienes hoy estamos en edad productiva, tenemos que cuidar ese aspecto y generar mejores condiciones de vida para toda la ciudadanía, lo que debemos hacer es permear que la sociedad infunda en su cultura y que podamos trasmitirlo a las generaciones futuras para que ellos sean avales constantes de un cambio generacional”.