Por: Rigoberto Hernández Guevara

Algunas calles de nuestra ciudad todavía tienen el influjo de tiempos pasados. Tal vez un negocio que se resistió a los embates del tiempo aguante en la esquina. Otro cambió de dueño, pero es el mismo, o quizás los mantienen activos sus hijos.

En la calle Alberto Carrera Torres, que la gente sepa, persisten aún por ejemplo la empresa llantera Good year, proveniente de la compañía hulera Goodyear Oxo. Hoy convertida en Coopertires. Persiste incólume el mismo monumento al General Pedro José Méndez, bajo el rumor de que será reubicado, y el edificio del 16, de toque clásico que enmarca toda una época en la segunda mitad del siglo XX.

Pero la calle, con esa personalidad, ha ido más allá que quienes la cruzamos o anduvimos por ella.

La Calle Alberto Carrera Torres es una de las arterias que cruza de oeste a este la ciudad. Es casi una recta pero se tuerce un poco al acercarse a las colonias de la periferia.

Durante muchos años la gente que lo recuerda señala que fue la última calle de ciudad que daba al norte, hasta que esta se extendió a la de Berriozábal. Siempre bien alumbrada la calle ofrecía seguridad y un holgado tránsito vehicular.

Por esa ruta se iba o venía de los partidos de futbol o de beisbol que se desarrollaban en el estadio Marte R. Gómez (antes Estadio Olímpico Victoria) y en el parque de Beisbol Praxedis Balboa. Se observaba a la gente regresar juntos calle abajo, a pie, platicando de las peripecias de tal o cual jugador luego de un partido de futbol, rumbo a sus casas. Y era un trajinar de autotransportes de ruta foránea con su rumbar en las madrugadas, sobre la monotonía en aquella pequeña ciudad.

Hoy el área de la Unidad Deportiva “Adolfo Ruíz Cortines”, es motivo de una gran remodelación por parte del gobierno de Tamaulipas, que ampliará y modernizará todos sus espacios.

La estratégica posición de esta rúa ha permitido que diversas líneas de autobuses instalen ahí sus oficinas. Incluso la Central de Autobuses hoy en día.

Sin embargo por estos días la de Carrera Torres es una calle de negocios principalmente refaccionarias, papelerías, restaurantes, tiendas de autoservicio. Al este, la avenida concluye en la colonia Azteca, perdida entre calles que llevan por nombre el de los dioses aztecas.

Desde la colonia Los Ébanos, al oeste, la Calle Carrera Torres adquiere plusvalía pues concurren desde ahí diversos negocios de pequeña y mediana envergadura. Talleres mecánicos, tiendas de abarrotes, panaderías, pero conforme se adentra al centro crece en negocios y en tráfico citadino.

Esta calle sin embargo, no escapa a los embotellamientos de las horas pico, que luego dan paso a un tráfico más bien fluido y con calles que dan al centro comercial de la ciudad. La parsimonia que se observa en el tránsito tal vez se deba a que no hay sino una ruta de transporte público que ocupa unas cuadras de dicha calle.

La duración de su encarpetado asfáltico habla de una obra bien realizada y de la calidad de los materiales. Aparte se ha re encarpetado, pues hay otras actividades como las cívicas o desfiles oficiales a que convoca el gobierno para celebraciones patrias.

El general Alberto Carrera Torres fue un héroe tamaulipeco nacido en el municipio de Bustamante, que defendió la causa Maderista. Fundó el ejército libertador de Tamaulipas y tomó la Cd. De Tula en 1911. Sin embargo durante la decena trágica se levantó contra Victoriano Huerta, para después unirse a la convención de Aguascalientes, defendiendo la plaza de Victoria donde fue derrotado por los constitucionalistas.

Al este la calle lleva a las colonias proletarias como la mayoría de las viejas calles de la ciudad, las que nos dan historia y legado cultural, por donde pasamos nuestras vidas.