Soto La Marina, Tamaulipas.– En Semana Santa decenas de familias de Nuevo León, Coahuila, San Luis Potosí y otros lugares se sienten como en su casa en la playa la Pesca.

Aquí estacionan sus unidades móviles a metros del vaivén de las olas en casas de campaña, en las palapas o improvisan sus vehículos como picnic.

El miércoles pasado fue un día especial para los paseantes de este paisaje paradisiaco, pues el gobernador Egidio Torre Cantú realizaba un recorrido por el litoral tamaulipeco para supervisar los módulos de vigilancia en carreteras y en particular los de atención turística, médica y de extravió de personas, la de riesgos sanitarios, así como de las ambulancias de protección civil y cruz roja.

Durante su caminata por la playa, agradeció al personal de salvavidas la vigilancia desde las torres de observación, así como del personal de la Marina que rondaba continuamente la extensa costa de la Pesca.

Torre Cantú Llegó luego de un sobrevuelo en helicóptero para monitorear la red carretera al centro turístico.

Ante decenas de lugareños y visitantes que lo acogieron a su arribo a las arenas cercanas al foro de puerto, el mandatario señaló que constató lo que todo mundo ya sabe, “la atención que siempre brindan todos los servidores públicos y la amabilidad de la gente de esta región”.

Después de checar que efectivamente todo marcho sobre ruedas, exclamó: “Lo que sigue es respirar la brisa de la playa y saludar a los paseantes que están aquí con nosotros”.

A pregunta expresa de los medios informativos, de que así pasa sus vacaciones de Semana Santa, el gobernador Egidio Torre Cantú señaló que la mejor manera que tiene él y sus colaboradores es ir a ver que los paseantes disfruten sus vacaciones, haciéndolo con mucho gusto.

En Semana Santa cientos  de familias de Nuevo León, Coahuila, San Luis Potosí y otros lares se sienten como en su casa en la playa la Pesca.

Aquí estacionan sus unidades móviles a metros del vaivén de las olas en casas de campaña, en las palapas o improvisan sus vehículos como picnic.

El miércoles pasado fue un día especial para los paseantes de este paisaje paradisiaco, pues el gobernador Egidio Torre Cantú realizaba un recorrido por el litoral tamaulipeco para supervisar los módulos de vigilancia en carreteras y en particular los de atención turística, médica y de extravió de personas, la de riesgos sanitarios, así como de las ambulancias de protección civil y cruz roja.

Durante su caminata por la playa, agradeció al personal de salvavidas la vigilancia desde las torres de observación, así como del personal de la Marina que rondaba continuamente la extensa costa de la Pesca.

Torre Cantú Llegó luego de un sobrevuelo en helicóptero para monitorear la red carretera al centro turístico.

Ante decenas de lugareños y visitantes que lo acogieron a su arribo a las arenas cercanas al foro de puerto, el mandatario señaló que constató lo que todo mundo ya sabe, “la atención que siempre brindan todos los servidores públicos y la amabilidad de la gente de esta región”.

Después de checar que efectivamente todo marcho sobre ruedas, exclamó: “Lo que sigue es respirar la brisa de la playa y saludar a los paseantes que están aquí con nosotros”.

A pregunta expresa de los medios informativos, de que así pasa sus vacaciones de Semana Santa,  Torre Cantú señaló que la mejor manera que tiene él y sus colaboradores es ir a ver que los paseantes disfruten sus vacaciones, haciéndolo con mucho gusto.

ejb