Luego de dar a conocer que suman ya 22 casos de influenza AH1N1 y cinco muertos en Tamaulipas, la Secretaría de Salud insistió en que no hay motivos suficientes para decretar una alerta en la entidad ni en el país. Los decesos se presentaron dos en Victoria, uno en Reynosa, otro en Abasolo y uno más en Río Bravo.

El titular de la dependencia, Norberto Treviño García Manzo, aseguró que no está ocultando las cifras y explicó que no se ha emitido alerta por la incidencia de esta enfermedad debido a que no se cumplen con los criterios para hacerlo, ya que ni está circulando un nuevo virus, ni tampoco hay una sobredemanda de Enfermedades Tipo Influenza ni las Respiratorias Agudas Graves (ETI e IRAG), que tienen que ser al menos el 20 por ciento del total de las consultas en hospitales, según lo marca el protocolo de salud. Actualmente sólo representan el 1.3 por ciento de las atenciones que se dan.

Además, sostuvo que para poderlo considerar se requiere que al menos la mitad de las muestras de laboratorio hayan salido positivas. Actualmente sólo se tiene una positividad del 19.3 por ciento de los 497 casos estudiados, tanto en el 2013 como en este 2014.

“En primer lugar nuestros hospitales no están saturados, en segundo lugar, estamos informado los casos que tenemos, no se oculta ninguna cifra y tercer lugar para informales por qué tanto en el estado como en la Federación no hay razones para emitir una alerta epidemiológica, es importante conocerlo y difundirlo… efectivamente, el año pasado tuvimos 77 casos y ocho defunciones, ahorita llevamos 22 y cinco defunciones, lo importante es no magnificar el problema y entender que no hay alerta epidemiológica”, declaró el secretario.

Por su parte, el epidemiólogo estatal, Alfredo Rodríguez Trujillo, informó que la entidad se ubica en el lugar número 20 y que a nivel nacional suman ya 2 mil 403 casos y 255 muertos. Jalisco, San Luis Potosí, Distrito Federal, estado de México y Nuevo León, son las entidades con más alta incidencia en este mes de enero.

También dio a conocer el acumulado anual desde el 2009 cuando se conoció el virus que se convirtió en una pandemia y afectó a gran parte de todo el mundo.

En el 2009 en Tamaulipas se registraron dos mil 2276 casos de influenza AH1N1 y 17 defunciones; en el 2010, sumaron 95 y dos muertes; en 2011 no hubo; en 2012 registraron 79 y cuatro defunciones; en 2013 como se sabe fueron 77 y ocho defunciones. Hasta el 30 de enero del 2014 la suma fue de 22 casos y cinco muertos.

Por todo lo anterior insistieron en la necesidad de atender los signos de alarma y evitar exponerse.

Cabe mencionar que el secretario de Salud, Norberto Treviño; el subsecretario Garza Frausto, así como Américo Villarreal, subsecretario de Atención y Calidad Hospitalaria y, el epidemiólogo estatal, Alfredo Rodríguez Trujillo, tuvieron un encuentro con los representantes de los medios de comunicación para que se difunda claramente que no hay alarma por la influenza AH1N1 y para insistir en la necesidad de acudir al médico ante el primer síntoma gripal, sobre todo porque se espera que las bajas temperaturas continúen.