Con una marcha integrada por familias cuyo denominador en común ha sido la pérdida de un ser querido a causa de la delincuencia, la tarde de este martes la comunidad católica realizó diversos recorridos denominados ‘procesión por la paz y la no violencia’.

Fueron un total de 17 las parroquias en donde los feligreses marcharon vestidos de blanco, entre ellas Catedral y en donde el párroco Fernando Sandoval Martínez explicó que esta actividad es para conmemorar dos años de la desaparición del sacerdote Carlos Ornelas Puga, originario de esta ciudad pero asignado al municipio de Jiménez.

“Hoy tristemente se cumplen dos años de la desaparición del padre Carlos Ornelas, está desaparecido no sabemos nada, pero como iglesia diocesana pedimos a Dios por las tantas familias victorenses y tamaulipecas que están en la misma situación”.

Asimismo señaló que otra de las finalidades de esta actividad es pedir a Dios para que toque el corazón de las personas que han causado daño: “la finalidad es pedir a Dios por la paz, para que vuelva la paz a nuestra ciudad, a nuestro estado, a nuestra patria, para que las personas que provocan sufrimiento y muerte Dios les toque el corazón”.

Así, por distintos puntos de la ciudad, tanto en el centro como en las colonias de la periferia, cientos de personas vestidas de blanco caminaron por las principales arterias aledañas a su parroquia, en recuerdo de aquellos que un día se fueron y hasta la fecha no han aparecido.

marcha2

marcha4

marcha3