La mayoría de los hospitales de la entidad han tenido que ser readecuados en su infraestructura, sobre todo para responder a la demanda de atención que tanto el dengue como las infecciones respiratorias agudas severas y otras enfermedades, han ocasionado. Américo Villarreal Anaya, subsecretario de Atención y Calidad Hospitalaria, reconoció que sí se han tenido que modificar algunas áreas como las de urgencias en los nosocomios públicos.

Sin embargo, advirtió que esas modificaciones han sido para seguir brindando la atención y no dejar a ningún tamaulipeco sin ser atendido.

“Hemos tenido en las unidades hospitalarias algunos cambios, venimos reforzando los procedimientos de contingencia hospitalaria para el aumento de demanda de los pacientes. Les puedo decir que ninguna unidad está rebasada, todas están en oportunidad de servicio, pero lo que hemos hecho es establecer el plan de contingencia para dar una atención de calidad”, dijo.

Además del triage, que es el área de semaforización de urgencias y que se aplica en todos los hospitales, en algunos están áreas de hidratación de pacientes.

Señaló que sí ha habido ocasiones en las que se han tenido que posponer algunas cirugías, no obstante, mencionó que hay hospitales que no han tenido la necesidad de hacer readecuaciones en su infraestructura como el de Río Bravo o el de Reynosa.

“Estamos con capacidad operativa y resolutiva con la misma calidad de atención que ustedes pueden ver, tanto en la capital como en la frontera y la zona sur de Tamaulipas”, señaló.

Finalmente, explicó que esas readecuaciones se han hecho para acortar los tiempos de espera y dar una mejor atención a los pacientes, además para que los familiares tengan la confianza de que están siendo bien atendidos.