Por: Javier Vázquez Eguía

Las cuotas que aportan los padres de familia para inscribir a sus hijos en las escuelas, son necesarias, pero tampoco por no aportarlas se debe dejar a los niños y jóvenes sin ingresar a los planteles educativos, declaró María Julia García Aguilar, regidora de educación en el Ayuntamiento de Victoria.

La regidora dijo que existen escuelas que tienen que pedir esas aportaciones al no contar con recursos económicos suficientes para su mantenimiento y sostén, donde los recursos que son proporcionados por los padres de familia se utilizan en la compra de productos de limpieza, mantenimiento y necesidades de la propia escuela.

Aunque aseveró que dada la crítica situación económica, muchas de las veces los jefes de familia no tienen para dar esas aportaciones, y por esa razón se tiene que llegar al diálogo y buscar la manera que el recurso se aporte de una forma u otra.

Por ese motivo las asociaciones de padres deben de acordar ese importante punto, porque no se puede privar el derecho a ningún menor de edad a entrar a las escuelas, reiteró la regidora de educación y señaló que las cuotas tampoco deben de ser muy elevadas y se deben de evitar cobros estratosféricos para la inscripción de los menores, luego que muchas familias no cuentan con los recursos suficientes.

Por otra parte, comentó que existe una alta población de niños con problemas de aprendizaje y ante esto, se deben de incrementar las aulas en las escuelas para atender a este segmento de población escolar.

Dijo que aunque ya existen escuelas de educación especial, este problema va en aumento, por ese motivo se debe de dar apertura a más aulas especiales de apoyo y atender el problema, que se tiene en escuelas de educación básica.

El principal problema que se tiene en los niños es el desarrollo del lenguaje, señaló el regidora, quien agrega que para atender el problema se cuenta con maestras especializadas y preparadas, que brindan la enseñanza a los alumnos que requieren de una educación especial.