Por: Ricardo Flamarique

Ciudad Victoria, Tamaulipas.– Las malas actuaciones en el torneo, perder cinco puntos en casa, el estilo de juego y las dos derrotas al hilo que tiene Correcaminos, son factores para que la directiva entre en preocupación en cuanto al trabajo realizado por el técnico Alex Aguinaga.

El Presidente de Correcaminos, Francisco Filizola González, fue claro en señalar que la irregularidad del equipo, lo pone en la ante sala de una pre crisis.

“Totalmente, los números siempre son fríos, dos derrotas consecutivas, y reafirmando lo que dijo Alex (Aguinaga) en un torneo tan corto y tan peleado, si te deja una preocupación que pueda caer presión dentro del grupo, es un trabajo que tiene muy claro Alex y se trabaja durante la semana para lograr un buen resultado con Dorados y retomar el camino del triunfo”, señaló.

Aseguró que se está en deuda y no se está jugando un futbol que lleve gente al estadio.

“Ese es el compromiso, esa es la obligación, fue lo que se le marcó a Alex desde el principio, creo que se ha mejorado poquito en el manejo de pelota, si somos fríos y observamos los partidos con detenimiento,  no se está en el estado óptimo de lo que queremos como directiva y lógicamente lo que espera la afición del equipo, estamos en deuda, tenemos que ser conscientes y realistas, los jugadores que el pidió prácticamente todo lo que él solicitó se le proporcionó, entonces su compromiso es cumplir con ese doble objetivo, el ganar y el gustar ”, explicó.

Se le cuestionó como calificaba el torneo hasta este momento y señaló, “extremadamente irregular”.

Mencionó que lamentablemente no se ha podido cumplir con el objetivo, “definitivamente, uno de los objetivos de tener el futbol profesional en Ciudad Victoria es que sea factor de esparcimiento familiar, que provoque unidad familiar en consecuencia, que tenga un espectáculo profesional, que tenga la ciudad un atractivo más para lograr eso y lamentablemente no se está cumpliendo con ese objetivo”, sentenció.

Dijo que  no se ha pensado en un cambio de técnico como lo hicieran con Omar Arellano, antes de su salida, ya que  aún no entra en una crisis como para pensar en ese cambio de estratega.

“En el futbol lo que marca son los números, todavía no estamos en esa etapa de crisis, o no estamos en una pre crisis para pensar en un cambio de técnico”.