El Obispo de la Diócesis de Victoria Antonio González Sánchez mostró su rechazo en contra de la determinación de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), por avalar uniones conyugales entre personas del mismo sexo.

 

El representante de la Iglesia Católica en la zona centro, criticó que un reducido grupo de magistrados tenga en sus manos la decisión de atentar contra las leyes naturales.

 

“Para la Iglesia, el matrimonio es entre un hombre y una mujer; Dios creó al ser humano hombre y mujer y se valió de ellos para la procreación. La Biblia dice ‘por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y serán un solo cuerpo’”, señaló González Sánchez.

 

Y sobre la posibilidad de que se permita la adopción a las parejas del mismo sexo que contrajeron matrimonio y que decidan llevar a la Iglesia al niño o niña a bautizar, el Obispo González Sánchez dijo que “se tendría que bautizar porque el niño no tiene la culpa de nada, no se le puede negar ese derecho”.

 

Como tampoco se les puede negar el ingreso a ese tipo de parejas en el caso de que quieran asistir juntos a escuchar misa “pero lo que sí es que la Iglesia no acepta ni permitirá el matrimonio entre personas del mismo sexo”.

 

En otro tema, abordado sobre la celebración del día del Padre, el representante católico dijo que lamentablemente en muchas familias la figura paterna ha perdido autoridad frente a los hijos, porque “al consentir demasiado al hijo o le concede todo, no lo está educando bien ni lo está preparando para la vida”.

 

La conmemoración del día del padre en México se vive con problemas de familias disfuncionales, donde el padre ejerce violencia física en contra de los hijos y de la propia madre: “yo siempre he dicho que los hijos aprenden más de lo que ven que de lo que oyen”, puntualizó el Obispo de Victoria.