Por: Javier Vázquez Eguía

Toda una hazaña tienen que hacer los padres de familia para tratar de inscribir a sus hijos en las escuelas de la ciudad, al pasar muchas horas afuera de los planteles a la espera de alcanzar una ficha que les de entrada a la educación básica, esto, aún cuando la Secretaría de Educación en Tamaulipas ha dicho que hay espacios para todos los alumnos de nuevo ingreso.

Y es que desde el domingo y todo el día de ayer lunes, los interesados se apostaron a las afueras de los planteles educativos para buscar les entreguen una ficha de preinscripción, todo esto a pesar que ayer fue un día de asueto.

“Llegue a las ocho treinta de la mañana del lunes”, dijo el padre de familia César Antonio, quien busca inscribir a su hija en el jardín de Niños Concepción García Manso.

Pero la señora Vita Moreno Díaz, quien tiene la tercera ficha de la fila, asegura que tuvo que pasar la noche en este lugar para lograr que este martes se le otorgue una ficha y así poder inscribir a su hija.

Por su parte Rosa Linda Banda mencionó que ella en compañía de su esposo “acamparon” en la banqueta para lograr alcanzar un lugar en ese centro escolar: “vivo a dos calles de este jardín de niños y no se me puede negar el derecho de entregarme una ficha de pre inscripción”, señaló la madre de familia.

En algunas escuelas primarias, como la Club de Leones, colocaron un letrero el cual señala que las inscripciones están abiertas a primero y sexto grado, y resalta que no se cobran cuotas de inscripción. En otras, como la Pedro José Méndez, no se encontró a nadie, y hasta hoy hacen presencia los padres de familia.

Por su parte los padres de familia que buscan ingresar a sus hijos al primero de secundaria, tienen que hacer un viacrucis y acampar partir del domingo por la tarde en las afueras de la Escuela Secundaria Técnica Número Uno Álvaro Obregón.

Los padres y madres de familia señalaron: “estamos aquí porque tenemos que pelear un espacio, no creemos que haya lugar para todos por eso pasamos dos noches en este lugar”.

Y agrega: “No hay otra forma de tener un espacio para nuestros hijos en las escuelas, por eso nuestra presencia en la calle con casas de campaña, y trataremos que se nos entregue una ficha y ya después averiguaremos cuánto cuesta inscribir a nuestro hijo”, dijo.

La madre de familia comentó que lamentablemente las disposiciones de la Secretaría de Educación son unas y la realidad es otra, porque señala que tienen que hacer todos estos sacrificios para asegurar un espacio. “Tal vez haya espacio para todos como así dicen las autoridades, pero el lugar tenemos que ganarlo y por eso tenemos que soportar las inclemencias del tiempo, de otra forma nos quedamos con los hijos fuera de la escuela”, concluye.