Ciudad de México (Agencias).- El presidente Enrique Peña presentó ayer el paquete presupuestal para 2014 y la iniciativa federal de reforma hacendaria, en la que se elimina el Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU), el Impuesto a los Depósitos en Efectivo (IDE) y más de 50 por ciento de los privilegios fiscales.

Además, la propuesta del gobierno federal para el paquete de finanzas de 2014 deja en 16 por ciento el Impuesto al Valor Agregado (IVA), pero no se aplicará en alimentos y medicinas, por considerar que la economía no está en buenas condiciones y su aplicación sería contraproducente.

“La reforma es justa porque no afectará a los mexicanos que menos tienen. La economía está creciendo a un ritmo menor a lo esperado y, en consecuencia, un impuesto a insumos básicos en este momento, tendría un efecto adverso en el consumo y bienestar de la gente”, señaló el mandatario en el acto oficial.

Ante los líderes de los partidos políticos del PAN, PRD y el Verde Ecologista, el gobierno federal propuso eliminar dos de los esquemas base de recaudación de la administración pasada y simplificar los sistemas de tributación.

La propuesta del gobierno federal, según lo dicho por el Presidente de la República tiene como intención simplificar los esquemas y hacer que las empresas y los particulares destinen mucho menos tiempo y cálculos contables para la declaración de impuestos.

“Queremos que cada quien pueda presentar su declaración fiscal sin salir de su casa o negocio e incluso sin la necesidad de contratar a un contador”, dijo Peña Nieto.

Otro de los puntos que destacó el mandatario es que se promueve que sea más rentable que las empresas formalicen a sus trabajadores para poder promover una economía más regularizada.

También remarcó, debido a constantes peticiones por parte de los partidos de izquierda, que el esquema planteado hará que quienes tengan mayores ingresos aportarán más a las arcas del gobierno y se eliminan los regímenes especiales.

Según la propuesta, se pagarán impuestos sobre las ganancias que las empresas pagan a sus dueños, así como las utilidades obtenidas en la bolsa de valores.

Igualmente se propone eliminar tres cuartas partes de los tratamientos preferenciales y prácticamente la mitad de los regímenes especiales de los cuales sólo se mantendrán los de “probada eficacia”.

También se propuso eliminar el régimen de consolidación fiscal por considerar que todos los contribuyentes, sin excepciones, deben aportar en la medida de sus posibilidades.

Sin embargo, según la propuesta presentada ante la Cámara de Diputados como marca la ley, incrementa el déficit presupuestal para este mismo año a 0.4 por ciento y a 1.4 por ciento del PIB para 2014.

Debido al insuficiente desempeño de la economía nacional durante este primer semestre del año, propuso al Congreso, junto con el paquete fiscal, un programa de aceleramiento económico.

Con este programa se busca dinamizar el empleo y propone en él un 0.4 por ciento en el año 2013 para evitar recortes en el gasto público ante la reducción de los ingresos fiscales.

También se propuso un déficit de 1.4 por ciento en 2014, para estimular la economía.

“Estos déficits transitorios, y así lo quiero subrayar, reconocen la desaceleración de la economía ante factores externos e internos y son una propuesta consistente en el manejo responsable de las finanzas públicas”, explicó el Presidente.

En ese mismo paquete que busca reactivar el mercado interno, reubicará recursos a proyectos de inmediata ejecución y también los enfoca hacia la construcción de vivienda.

Al presentar el cuerpo de la iniciativa, Peña Nieto destacó que se dinamizará la economía al invertir en infraestructura y se tratará de cumplir con la meta de destinar un punto porcentual del PIB a la Ciencia y la Tecnología.

Como parte de la reforma, el mandatario destacó que con ella se reconocen dos derechos sociales que son el acceso a una pensión y a un seguro de desempleo.

Estas acciones, dijo, retirarán el carácter asistencialista de la pensión para los adultos mayores y reconocerá como un derecho su ingreso básico.

En ese sentido, insistió que la reforma, además de fiscal es “social” pues se concentra en el bienestar de las personas.

Destacó que de aprobarse los cambios, se podrá dar sustento financiero a lo propuesto en la reforma educativa que incluye la ampliación de la cobertura y echar a andar los programas de becas que se tienen proyectados para este sexenio.

La iniciativa presentada por el ejecutivo modifica los artículos 4 y 123 de la Constitución, crea cuatro leyes más, abroga dos y modifica 15 ordenamientos legales.

Por último, el mandatario reconoció la comunicación y acuerdos que se han generado del Pacto por México para alcanzar una transformación.