CIUDAD VICTORIA.-La proliferación de credenciales de pseudoestudiantes provocó que los concesionarios del trasporte público en la capital del estado solicitaran una tarifa para el trasporte público por el orden de los diez pesos, señalo Ramón Hernández Manríquez.

El Secretario General del Sindicato de Microbuses Verdes y Radiotaxis Correcaminos explicó que esta situación es cada día más alarmante en la ciudad dejándoles pérdidas financieras del 30 por ciento diariamente.

“Mucha gente se inscribe en cualquier escuela ‘patito’ y usan esa credencial, ahora también algunos pasajeros quieren utilizar hasta la credencial del gimnasio para solicitar el descuento, algunos burócratas utilizan el gafete del trabajo y hasta se molestan cuando el operador la revisa, esto nos está mermando mucho”, explicó.

En este sentido indicó que es urgente que el Gobierno del Estado en coordinación con la Universidad Autónoma de Tamaulipas tome cartas en el asunto para frenar la proliferación de credenciales falsificadas.

“Al último el que subsidia a los estudiantes somos nosotros, porque no se involucra la UAT, la Secretaría de Educación a través de gobierno, y los trasportistas para hacer una credencial con chip o con un dispositivo que no se falsifique”, aseguró.

El Secretario General del Sindicato de Microbuses Verdes afirmó que en la petición de que la tarifa al trasporte llegue a los diez pesos no hay marcha atrás, pues esta solicitud está sustentada con un estudio que estipula los factores que han orillado a los trabajadores del volante a realizar dicha solicitud.

“También nos afectan los constantes incrementos a los hidrocarburos, de ahí súmele que las refacciones para las unidades también aumentaron sus precios, toda la petición está sustentada con números, no crea que lo hacemos para afectar a los usuarios”, subrayó.

Hernández Manríquez indicó que en el tema de la modernización se está haciendo lo humanamente posible, destacando que en los últimos meses se ha adherido 30 unidades nuevas.

ejb