Redacción

Ciudad Victoria, 22 de mayo.-Un “manantial” de aguas negras se dispersa en las calles del ejido La Presita, los habitantes se quejan porque hace más de dos semanas, hay un olor muy fuerte  y que ya sobrepasó los niveles de encharcamiento ahora corriendo por las calles del mismo. 

Se trata de una fuga ubicada en el ejido,  en la calle Nobleza, atrás de una terminal de microbuses Blanco 10 y 16 mejor conocidos como “Los Naranja”, entre el tramo de las instalaciones de rebombeo de Petróleos Mexicanos (PEMEX). 

Los chóferes al igual que los habitantes de esa zona, se quejan porque el olor es muy fuerte y penetrante. 

“Nosotros que estamos a un lado de la peste, somos los más afectados, siempre tenemos problemas con la fuga esa, desde hace 3 años que nos vinimos a este lugar, hemos tenido hasta un mes con esa fuga y nadie hace nada por repararla”, manifestó Víctor Ramírez, chófer de transporte público. 

Comentó estar inconforme por los riesgos sanitarios y consideró que es un atentado contra la salud pues se pueden desencadenar enfermedades de infecciones intestinales, además de que las bacterias son dañinas para niños. 

“A la hora de comer da mucho de asco, otros de los perjudicados son los  lavadores al momento de tener contacto con el micro, con las llantas porque se llenan de esa agua, porque nosotros pasamos por la calle esa y en dado caso esa enfermedad va hasta sus hogares”, exclamó.