La entrada en vigor de las reformas promulgadas por el presidente Enrique Peña Nieto han resultado más lesivas que benéficas para la clase trabajadora, consideró el coordinador de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC) en Tamaulipas, Luis Iver Terán Trujillo.

“Todavía no sabemos el comportamiento, pero por lo que hemos visto en lo que va de este año, han impactado en la economía de los trabajadores”, dijo Terán.

Citó el caso de la disparidad entre el aumento salarial y los incrementos a los productos de la canasta básica, transporte, combustibles, así como el aumento a las tarifas del agua potable y de energía eléctrica que se han registrado durante los primeros días de este año.

Señaló que todas vienen repercutiendo en el bienestar de los trabajadores, quienes ya ven imposible mantener a una familia con un salario de 100 pesos diarios.

“Ya no alcanza para nada, sabiendo que la mayoría de los ingresos se va al transporte público que tiene precios muy elevados”, señaló.

Destacó que como organización sindical ya hicieron un análisis de la reforma fiscal y se observa que va en contra de los beneficios que tienen las empresas, lo que impactará de manera directa con recortes y orillará a muchos a entrar en la economía informal.

“Crecerá la economía informal, porque algunos patrones pagarán mejor pero eliminarán la seguridad social”.

En tanto, consideró que los beneficios de la reforma energética se esperan hasta dentro de dos años, pero lo preocupante es que ya aplicaron los primeros incrementos a la tarifa de energía eléctrica y a la gasolina.

“Las autoridades federales debieron mantener al menos los precios estables y no subirlos de manera tan grotesca de hasta un 30 por ciento, mientras que los salarios andan por los suelos”, reprochó Luis Iver Terán Trujillo.