Al menos 80 operadores del transporte público en la entidad, fueron detectados en las pruebas de antidoping como consumidores de enervantes, por lo que han sido retirados de sus unidades, informó Gonzalo Treviño Alanís, titular de la subsecretaría del ramo.

“Llevamos algunos 80 operadores, de un padrón de 26 mil, ahorita son aleatorios, no son constantes, necesitamos estar llegando a las terminales. Yo te estoy dando estos datos en estos cuatro meses que estoy aquí al frente, considero que es importante que no quitemos el dedo del renglón, que sigamos dando este esfuerzo o trabajo”.

Además de la aplicación programa de exámenes antidoping, dijo, se hacen evacuaciones aleatorias; los que resultan positivos se les envía a rehabilitación, para que una vez concluido el tratamiento se determine si están aptos para seguir al volante.

“Aquellos que resulten positivos se mandan, se les permite que se vayan a rehabilitar a los centros de rehabilitación nueva vida, ya ahí determinaran si después de tres meses son aptos para que puedan regresar y, si no quedan fuera de lo que es el sector transporte”.

Además, todos sin excepción, tienen la obligación de asistir a la cruz roja, la dependencia cuenta con sus antidoping.