Por: Alberto de la Fuente Moreno 

Casas, Tamaulipas.- Edificada en 1780 donde, según los escasos datos que hay, funcionó como Parroquia de la Purísima Concepción, después, misión de Nuestra Señora de los Ángeles, donde muchos años después que se abandonó la construcción se le dio el carácter de cementerio, y hasta la fecha se sigue utilizando para sepultar a familiares de ejidatarios y habitantes de comunidades aledañas.

Esta joya arquitectónica, edificada en plena Sierra de Casas, en el siglo XVII utilizada por los frailes españoles como misión, para evangelizar a los indios pames y janambres que eran los que al parecer poblaban estas montañas, es una gran construcción en forma de cruz, aún conserva sus estructura y algunas paredes hechas de pesadas rocas que se resisten a su destrucción a pesar de los años transcurridos.

En pláticas con los lugareños de estas regiones, mencionaron que en este lugar se conocía como Congregación Los Ángeles, donde habitaban y trabajaban para los ricos que poseían varios ranchos aledaños, entre ellos la Ex-Hacienda La Zaga, donde también tenían en posesión familias de apellidos ilustres de Tamaulipas y Nuevo León.

Y fue después de la Revolución, en que varios trabajadores se organizaron para pedir al gobierno que los dotará de tierras para trabajar, siendo beneficiados por una resolución presidencial en 1932, naciendo así el ejido Los Ángeles.

El lugar antes descrito esta a 77 Kilómetros por la antigua carretera a Soto la Marina, adelante de un punto conocido como «El Capulín», está el camino que conduce al Ejido los Ángeles y Rancho los Ángeles y son estas dos comunidades que desde hace un buen tiempo se disputan los linderos y el derecho de enterrar a sus muertos.

Este equipo de comunicación, en un afán de dar la noticia tal y como se descubre fue a parar a estas inmensas montañas, donde sus habitantes, son personas curtidas en el trabajo diario, cabales y honestas que al darte la mano, manos partidas y callosas por el exceso de trabajo, también te están ofreciendo lo poquito que tienen, así son las personas en estos parajes que por lo alejado de la ciudades, pocos se atreven a visitarlos y menos en estos tiempos en que vivimos.

Ellos vivían felices y tranquilos, pues no ambicionaban más de lo que la madre naturaleza les ofrece, la escasa agricultura y ganadería, que alternan con la fabricación de carbón, solo cuando las autoridades del ramo se lo permiten.

Pero un mal día llegaron a comprar parte de estos terrenos los Hermanos Lara Tijerina, Mariano y Enrique este último mejor conocido también como «El Manotas», maestros con cartera en el SNTE y en el partido Nueva Alianza, donde son personas influyentes, según el decir de los ejidatarios de Los Ángeles y vecinos de los antes mencionados. (PRIMERA DE DOS PARTES)

 

 

Esta joya arquitectónica fue edificada en el siglo XVII y utilizada por los frailes españoles como misión, para evangelizar a los indios pames y janambres de la región

Esta joya arquitectónica fue edificada en el siglo XVII y utilizada por los frailes españoles como misión, para evangelizar a los indios pames y janambres de la región