Ciudad Victoria, Tamaulipas.- En un simple lamento se mantiene la postura de la Secretaría de Educación en Tamaulipas en torno a la muerte del estudiante Héctor Méndez, víctima de “bullying”.

Hasta el lunes por la tarde los padres de familia del menor no habían sido visitados por las autoridades educativas luego de que el propio secretario Diodoro Guerra se había comprometido a investigar el caso de agresión que derivó en la muerte de un estudiante.

Mientras los médicos del Hospital Infantil declaraban a Héctor de 12 años clínicamente muerto, las autoridades educativas incluidas los directivos de la Escuela Secundaria 7 “Eleazar Gómez”, se deslindaron de los hechos argumentando que no se cuenta aún con una denuncia formal.

Los padres del menor que apenas este martes realizarán el servicio funerario de su pequeño, piden que se haga justicia pero no lo han formalizado; de ahí que la SET se muestre indiferente y hasta complaciente con los directores de la secundaria número 7 “ Eleazar Gómez”, y de otras instituciones en las que se solapa la violencia estudiantil.

En Tamaulipas el llamado Bullying que ha derivado en casos que van de lesiones hasta el fallecimiento de estudiantes, no ha sido tomado con seriedad por las autoridades educativas pese a que existe una ley vigente en esta materia.

El presidente de la Comisión de Derechos Humanos en el Congreso de Tamaulipas, Arsenio Ortega Lozano, dijo que este caso debe ser tomando por la Codhet y las autoridades educativas responder y actuar en consecuencia.

vmp