Este fin de semana usuarios del transporte público en Nuevo Laredo se vieron sorprendidos ante el aumento en las tarifas de pasaje, lo que provocó reacción ante los ciudadanos que se ven afectados en la economía al pagar 10 pesos y 7 pesos estudiantes.

Sin embargo, el delegado de transporte público Fernando Medina Garcia, aclaró que este ajuste no está autorizado por el gobierno y se trata de una acción arbitraria de los concesionarios.

Dijo que se van a tomar acciones en contra de quienes violen los acuerdos que se tienen y serán multados con 60 días de salario a los responsables de este supuesto aumento.

Luego del paro general que hicieran los concesionarios durante el sábado, donde muchas personas se vieron afectadas, para este domingo la situación se tranquilizó, y el gobierno municipal apoyó con camiones escolares y unidades de Protección Civil.