Por: Eduardo Castillo Mtz.

Aunque en la reciente presentación del paquete económico 2013, el gobierno federal apuntó que los” gasolinazos” pasarán de once a seis centavos al mes, algunos sectores productivos en Victoria siguen escépticos respecto al panorama “positivo” que ven las autoridades.

Entrevistado a las 8:30 horas de hoy en el primer cuadro de la ciudad, el líder de microbuses verdes, Ramón Hernández Manríquez, dijo que los empresarios del sector no aguantan más los incrementos a los combustibles, situación que les ha mermando hasta en un 60% sus ganancias.

“Y ese porcentaje cada mes se hace más grave”, señaló tras asentar que no solo los transportistas han visto este problema como una severa puñalada, sino además el ciudadano que consume los productos, es quien paga la andanada de aumentos.

Refirió que ahora muchos concesionarios analizan la posibilidad de dedicarse a otra cosa, imposibilitados también por el reciente aumento a las tarifas, que los limita a pedir prestado para otros cosas porque deben cumplir con la modernización de las unidades.

Victorenses rematan sus vehículos “grandes” para comprar compactos.

Por su parte, el director estatal de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) Arturo López Garza, aseveró que debido al constante incremento al precio de los hidrocarburos, los victorenses ahora prefieren adquirir autos compactos y evitan seguir usando vehículos de alto consumo de gasolina.

Subrayó que según las estadísticas del último mes, las unidades compactas aumentaron su venta hasta en un 30%, con respecto al mismo tiempo del año pasado.

También aseguró que los modelos lujosos como las camionetas cuatro por cuatro han dejado de ser buscadas por los compradores, y explicó que esto se debe al alto consumo de gasolina que requieren estos vehículos.

Puntualizó que es necesario, que el gobierno federal incentive de mejor forma el sector automotriz, de modo que el ciudadano pueda comprar vehículos a más bajo costo y con ello termine la eterna discusión de adquirir o no un carro mexicano.