Las denuncias por violencia escolar son  un problema que está creciendo en Tamaulipas, admitió la titular del programa de Seguridad Escolar  de la SET, Laura Elena Gaither Jiménez.

Comúnmente, la gente presenta su denuncia afirmando que se trata de bullying, pero al final de cuentas, en más del 90 por ciento se determina que se trató de un caso de violencia entre dos alumnos.

Por ejemplo, en este primer trimestre del 2015, la SET ha recibido seis denuncias presuntamente por bullying, pero tras la respectiva investigación, se determina que se trató “solamente de violencia”.

El mismo comportamiento se tuvo en el transcurso del 2014, año durante el cual el Departamento de Seguridad Escolar tuvo conocimiento de 48 casos, pero al final sólo dos fueron considerados como bullying.

Gaither Jiménez no aclaró que comúnmente la gente llama bullying a cualquier pleito verbal o físico que ocurre entre los alumnos, lo cual no deja de ser preocupante pero no puede clasificarse como acoso escolar.

El bullying o acoso escolar es precisamente eso, acoso reiterado de un victimario en contra de una víctima, hay testigos y son acciones permanentes.

La violencia, en cambio, puede ser un acto aislado de ese momento, discuten y finalmente llegan a la agresión con palabras o golpes.

Admitió que tras la difusión de la muerte del estudiante de la  Secundaria General 7, que fue azotado contra el piso del salón por tres de sus compañeros, se incrementaron las denuncias por presunto bullying.

“Las denuncias son permanentes y forman parte de ese proceso de sensibilización de la comunidad, y son denuncias que se atienden se revisan y finalmente se descartan, comentaba que finalmente es violencia y la violencia debe prevenirse y  tratarse en forma adecuada”, dijo la funcionaria.