El mercado negro en Hong Kong está llevando a la extinción a la vaquita marina y es necesario que las autoridades de esa zona y de China pongan un freno a este fenómeno cobijado por la corrupción y la falta de medidas de seguridad en las aduanas. Aunque el gobierno de México anunció en abril medidas de protección como una veda en la pesca en el Alto Golfo y compensaciones a los pescadores de San Felipe y Santa Clara por dejar el mar, aún falta mucho por hacer. ¡Solo quedan 97 vaquitas marinas!

¿Qué tiene que ver algo que ocurre en Hong Kong con la hermosa vaquita? Pues existe una red global de tráfico de especies que se encarga de llevar hasta allá las vejigas de totoaba, una especie también en peligro de extinción, en cuyas redes quedan atrapadas las vaquitas marinas. La alta demanda de las vejigas de totoaba en partes de Asia provoca el incremento de la pesca ilegal en México. Algunas personas en aquella región utilizan las vejigas como un “obsequio” de lujo para estrechar relaciones con empresarios o políticos, otro sector atribuye propiedades medicinales al consumo de la veijga en una especie.

De acuerdo a la investigación encubierta elaborada por Greenpeace, en Hong Kong existen decenas de tiendas dedicadas a la venta ilegal de vejigas de totoaba. Según los vendedores, éstas pueden llegar a precios exorbitantes como los 645 mil dólares. En México, pescadores de la zona de San Felipe y Santa Clara, en Baja California y Sonora, respectivamente, afirman que las vejigas son compradas por personas de China en precios que van de los 3 mil a los 9 mil dólares por kilo de vejiga o “buche” de totoaba.

En México el gobierno ya ha tomado medidas para frenar la pesca ilegal de totoaba que acaba incidentalmente con la vaquita marina, sin embargo, ahora es el turno de las autoridades de Hong Kong que se han mostrado muy laxas cuando permiten la entrada de productos provenientes de especies en peligro de extinción. Greenpeace exhibió en la investigación cómo es que las autoridades aduanales de Hong Kong ignoran por completo que existe una red de comercio ilegal de vida silvestre que pasa frente a sus narices.

Hasta ahora Hong Kong ha demostrado que está por convertirse en la piedra angular de la extinción de la vaquita marina. Ayúdanos a exigirle medidas urgentes para frenar el comercio ilegal firmando nuestra petición en línea.

 

ALEMM