Ciudad de México.- Por unanimidad, las fuerzas políticas representadas en el Senado acordaron modificaciones de fondo a la minuta que crea la Guardia Nacional, para dotar a la nueva corporación policíaca de una estructura civil y posibilitar que las fuerzas armadas continúen en el combate al crimen organizado durante los próximos cinco años, pero bajo el cumplimiento de los acuerdos internacionales en materia de derechos humanos.

El acuerdo al que llegaron en la madrugada de hoy fue anunciado por los coordinadores de Morena, PRI, PAN, PRD, PT, MC, PVEM y PES en una conferencia de prensa, en la que todos coincidieron en que es importante que se haya otorgado finalmente al Ejército y la Marina el marco jurídico para que pueda continuar en las calles, en la lucha contra la violencia y la inseguridad, hasta el 2023.

En esos cinco años se deberá consolidar la Guardia Nacional y fortalecer a las policías estatales y municipales.

El coordinador del PRI, Miguel Angel Osorio Chong, destacó que fue gracias al bloque opositor que se logró ese acuerdo, con cambios importantes para crear “una institución acorde a los tratados de derechos humanos, una institución con contrapesos y control parlamentario del Senado”.

Una Guardia Nacional, insistió, que no vulnera la soberanía de las entidades federativas y que, en su régimen transitorio, contempla el fortalecimiento de las corporaciones de seguridad locales”.

Se antepuso “el interés general a intereses particulares con el fin de alcanzar propósitos compartidos como es garantizar la seguridad y tranquilidad de las familias mexicanas”.

Al respecto, el coordinador de Morena, Ricardo Monreal, respondió que reconoce que la oposición tuvo mucho que ver, pero también la apertura del mayoría, ya que “pasamos de un Congreso cerrado, donde la mayoría no atendía los reclamos de la oposición, a un parlamento abierto”.

Por su parte, el coordinador del PAN, Mauricio Kuri, resaltó que la oposición actuó “con gran responsabilidad, con sensibilidad para atender las recomendaciones de expertos y resolver las preocupaciones de la sociedad civil y de los gobiernos locales”.

Destacó que con los cambios acordados, la Guardia Nacional tendrá un mando civil, su actuación estará apegada a los compromisos en derechos humanos que ha contraído nuestro país, se respetará la soberanía de estados y municipios, dado que la presencia de la Guardia será a petición de gobernadores y se establecerá un control del Senado en sus acciones.

Asimismo, los miembros de la Guardia Nacional se sujetarán a la competencia de la jurisdicción civil.

El proyecto de dictamen fue turnado a la mesa directiva del Senado y se discutirá y aprobará durante la sesión de hoy.