Tokio • Los gobiernos de México y Japón conformaron una asociación estratégica global para el siglo XXI, con la que se busca afianzar las relaciones en materia de comercio, energía, educación y combate a la delincuencia organizada y al terrorismo.

El documento consta de cuatro puntos que comprenden acciones específicas en búsqueda de mejorar los derechos humanos, la promoción del diálogo para el fortalecimiento de las relaciones benéficas, en asuntos económicos para la expansión del comercio y las oportunidades de inversión.

En el contexto de su visita a Japón, el presidente Enrique Peña Nieto y el primer ministro japonés, Shinzo Abe, firmaron el documento y con ello se acordaron diversas acciones para relanzar la relación bilateral.

“Expresamos nuestra simpatía, nuestro apoyo y respaldo al interés que Japón ha mostrado para participar en el TPP y, como ya lo viene haciendo, como observador hoy, en lo que es la Alianza del Pacífico, que tenemos celebrada con otros tres países de América Latina. Ambos nos hemos pronunciado por trabajar en una relación más estrecha, más cercana, de mayor intercambio comercial, académico, de cooperación tecnológica, que permita impulsar el crecimiento económico que se ha convertido para ambos gobiernos en una de sus mayores prioridades, y que eso permita generar más empleo y desarrollo entre nuestros pueblos”, dijo Peña Nieto.

En primera instancia, el documento conjunto remarcó la necesidad de mejorar y ampliar el diálogo político entre los países, que se logrará con un mayor número de reuniones a nivel de cancilleres, así como encuentros con empresarios, intercambios parlamentarios y reuniones periódicas del Mecanismo de Consultas Bilaterales sobre dichos asuntos.