La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios y Servicios Financieros (Condusef) recomienda estar alerta sobre empresas «pirata» que ofrecen servicios para reestructurar deudas en tarjetas de crédito pero que son en realidad un fraude. El esquema que utilizan, es solicitar al tarjetahabiente un depósito de 10 mil pesos para iniciar la negociación con el banco, pero al final desaparecen con los recursos sin haber ayudado al deudor.

Actualmente existen algunas empresas legalmente constituidas que sirven como gestores entre el deudor y el acreedor, como es el caso de Resuelve Tu Deuda, Deudafin y Renace, las cuales si están registradas ente Profeco.

Este modelo de servicios ya funciona en otros países, principalmente en Estados Unidos, y funge como intermediario entre el deudor y la institución financiera, de manera que el moroso pueda cumplir con su obligación y la entidad recupere por lo menos una parte de los recursos.