México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador asistió este jueves a la reunión plenaria de los diputados y senadores de Morena, a quienes hizo un llamado a dejar los sectarismos al interior de las bancadas y a mantener la unidad entorno al proyecto que él fundó.

“¡No va a haber sectarismo!”, les dijo López Obrador a los legisladores luego de que esta semana advirtiera que si Morena se echaba a perder, no sólo renunciaría a su militancia, sino que pediría que se le cambiara el nombre.

La presidenta de Morena, Yeidckol Polevnsky, rechazó que estas palabras hayan sido un regaño para el partido, pues dijo en la reunión también había legisladores de sus aliados PT y PES.

“Hay que valorar todo lo que es y significa Morena, hay que cuidar a Morena. No hay que permitir que a Morena le vaya a pasar lo que le pasó a otros partidos, eso es lo que él dice: yo los invito a cuidar al partido. Andrés no está diciendo es que Morena está descompuesto”.

La dirigente del partido fundado en 2014 señaló que el mensaje que envió el presidente es a quienes se están portando mal. “A quienes se porten mal, que ellos se pongan el saco y que se comporten bien”.

El presidente de la Cámara de la Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, comentó a la prensa que el presidente criticó al “oportunismo, al arribismo”, y recordó que Morena es un partido de principios.

Al preguntarle si hubo algún regaño del mandatario por los desencuentros internos de los últimos días, Muñoz Ledo lo rechazó: “Bueno a nadie que estaba aquí, habló de lo que necesitamos y qué es lo que no debemos hacer”.

En tanto, el senador Martí Batres, quien sostiene una confrontación con el coordinador de los senadores de Morena, Ricardo Monreal, dijo que el presidente les pidió hacer política con principios y con ideales.

Al preguntarle si se iban regañados o motivados, Martí respondió : “yo me voy muy motivado, me voy motivado y coincidente en el 100% del discurso del presidente”.

Además, afirmó que él es un militante muy disciplinado por lo que va trabajar para sacar adelante la agenda de transformación que el presidente expuso.

López Obrador fue recibido por la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, por el secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera, y por el líder de los senadores de Morena, Ricardo Monreal.

Aunque el encuentro fue privado, se pudieron escuchar los aplausos y manifestaciones de los legisladores para el presidente de la República. «¡Presidente, presidente!», gritaban los diputados y senadores.

“Así como ustedes me quieren, los quiero yo. Un poquito más”, fueron las palabras con las que el titular del Ejecutivo federal cerró su discurso de casi dos horas ante las bancadas de Morena.

Aunque no dio fecha, López Obrador refirió a los legisladores que les entregará una carta como militante morenista para fijar su posicionamiento respecto al momento en que vive el partido.

De acuerdo con la senadora Citlali Hernández el sentido del escrito es para recordarle a los legisladores que el movimiento no puede perderse y dejar de ser un referente moral.

“Evidentemente sería un gusto para la oposición ver a Morena peleándose y disputándose el poder por el poder solamente, con vicios de la política tradicional”, comentó.

Además, apuntó, incluirá el compromiso del presidente de no meterse en el proceso interno de Morena, el cual está en marcha y es para renovar la dirigencia nacional a finales de noviembre.