El senador Javier Lozano Alarcón renunció al PAN y adelanta que participará en la campaña de José Antonio Meade, precandidato presidencial del PRI. Si se lo piden, afirma, se incorporará a su equipo de campaña.

En entrevista con EL UNIVERSAL, agrega calificativos al video que difundió ayer —en el que llama al precandidato del PAN, Ricardo Anaya, “joven dictador” y justifica su salida porque perdieron rumbo e identidad—. Acusa a la actual dirigencia de “mezquindad” y de hipocresía, por negar haber sido parte del aumento al precio de las gasolinas.

Ex priísta, partido al que renunció en 2005 para sumarse al panismo, el secretario del Trabajo con el ex presidente Felipe Calderón rechaza que haya una ruptura con el ex gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, simplemente se desmarcó de la decisión —en la que no fue consultado— de desistir en su búsqueda de la precandidatura presidencial.

Insiste en que se va del PAN por una motivación ética y no porque se le haya negado alguna posición o cargo. Rechaza regresar al PRI y se mantendrá como senador independiente.

Afirma que Ricardo Anaya “es más peligroso para México” que Andrés Manuel López Obrador.

¿Ha tomado la decisión de dejar las filas del PAN?

—Es una descomposición provocada por la ambición de quien ostentó la presidencia del partido, Ricardo Anaya, en su afán y obsesión por ser el candidato a la Presidencia, lo que consiguió aplastando, abusando de los recursos del partido, de los spots institucionales para [promocionar] su imagen personal, haciendo a un lado todo aquello que le estorbaba.

Manipuló la agenda legislativa, amagando a los comités directivos estatales y municipales, ofreciendo posiciones, amenazando con expulsión a quienes no comulgamos con él. Una serie de situaciones intolerables que no se puede aguantar por dignidad, respeto y por lo que uno ha hecho por el partido. No voy a ser parte de esa farsa y por eso me hago a un lado.

¿Acción Nacional perdió su oportunidad de regresar a Los Pinos?

—Yo creo que está muy debilitado, que la génesis misma del Frente no tiene esencia ideológica, son puros intereses para repartirse un botín político. Yo no lo veo como proyecto viable, no es un proyecto que pueda llevar al PAN a Los Pinos.

Lo que queda del PAN está muy diluido con esta mescolanza de impulsar la renta básica. ¿Cuándo se nos hubiera ocurrido una cosa de esa naturaleza en el PAN? El PAN debe propiciar e impulsar la iniciativa privada, preservar el Estado de derecho, competitividad, productividad, trabajo formal, salario digno, no regalar el dinero a la gente o dárselo a quien más lo necesita. La verdad es que el PAN perdió mucho y el principal causante se llama Ricardo Anaya.

Usted hizo un paréntesis en su trayectoria en el Senado para participar en el gobierno en Puebla.

—Yo por eso digo que no puedo ser parte de una decisión que no conocí ni participé, pero estamos en muy buenos términos con él [Moreno Valle], y con Tony Gali.

Sabrá Dios qué fue lo que pasó, no sé cuáles fueron sus cálculos, su decisión, yo por eso me deslindé.

¿Sigue siendo cercano al ex gobernador Moreno Valle?

—Yo le ayudé a llegar a gobernador, le eché muchas porras, todo lo que pude hacer durante su gestión. Él me echó la mano también cuando yo estaba buscando la senaduría, somos amigos y aliados. Claro que ahorita estamos en un impasse. No sé qué va a hacer con el tema de la candidatura presidencial, yo no voy a apoyar a Anaya y eso ciertamente podría distanciarnos en lo político.

¿Apoyará a Meade?

—Sí, sin duda. Es lo que más nos conviene y a México le conviene. Es el hombre más capaz y honesto de los que tenemos en el escenario, no veo a alguien que conozca mejor a la administración pública que Meade.

Conozco a su familia, fuimos compañeros en el gabinete y así como me volqué a apoyar a Felipe Calderón por confiar en él, por creer en él, aun estando en el PRI, hoy les puedo decir que es la misma historia.

Yo creo que el PRI acertó y a diferencia de Morena, se autoimpuso Andrés Manuel López Obrador, y en el PAN se autoimpone Ricardo Anaya. Tanto que critican los métodos del dedazo del PRI y ahora estamos peor que en Morena, por el amor de Dios, es un descaro esto.

Yo por eso dije que más allá de partidos políticos, no me pienso afiliar a ninguno. Espero que algún día rescatemos al PAN, no es ahora, menos con Damián Zepeda, pero yo voy a apoyar a Meade.

¿Se podría sumar al equipo de José Antonio Meade?

—Sí, si me invitan. Me he acercado. Los conozco bien, los conozco a todos. Esto no es de posiciones ni de vanidades, eso es lo bonito de este tipo de proyectos. Aquí no se puede poner sus moños nadie, hay que chambear, ayudar, así lo hice con Calderón.

¿No se va del PAN porque no le dieron algún cargo?

—No, me voy porque se consuma esta farsa. Candidato único, ¡qué sorpresa!, se quedó solito. Ya cuando ves que cerró la puerta el domingo, entonces dices “con permiso”, yo en esta farsa no me quedo.

A mí sí me habrían ofrecido ser diputado plurinominal por Puebla, no es un tema de posiciones, yo tenía esa posibilidad, lo que ocurre es que cuando estás viendo cosas que detonaron esta decisión como la amenaza de expulsión por apoyar a Ernesto Cordero. Otra cosa que me dio coraje es que con la intención de pegarle a Meade se hacen a un lado del famoso gasolinazo, como si hubiésemos sido ajenos. Y ahora vienen los hipócritas a decir que no, esta boca no es mía.

¿Le ofreció la diputación la dirigencia nacional?

—No, digamos, porque todavía ni siquiera se abre ese proceso. No hay invitación. Tenía la posibilidad, el contexto de las pláticas, las negociaciones, la posibilidad de una plurinominal por la cuarta circunscripción de Puebla, ese no es un tema. Yo podía haber participado ahí, no es un tema de posiciones, es un tema de congruencia. Si así por cada vez que abro la boca hay una amenaza de expulsión, más ahora que he dicho que voy a apoyar a Meade.

Eso es causal de expulsión y yo no voy a estar expuesto a una situación de éstas, voy a ejercer mis derechos políticos con absoluta libertad. Yo no tengo nada que hacer aquí, porque yo no voy a apoyar a Anaya. ¿Cuál es el sentido de estar en un lugar donde no estoy a gusto ni están a gusto conmigo? No me voy a exponer a eso.

¿Pero no regresa al PRI?

—No regreso, es un hecho.

¿Hay más panistas con el mismo espíritu que usted?

—Yo creo que sí, muchos más. Unos me han dicho, qué buen video, a muchos se les antojaría decirlo, pero tienen miedo o esperanza porque esta es la política de la zanahoria y el garrote. Este cuate [Anaya] sobrevendió el vuelo y cuando llegue el momento va a venir un desencanto y muchos panistas se van a ir del PAN, porque no cumple, no tiene palabra, es traidor, es tramposo y la descomposición va para arriba. Vean los estados.

¿Le molestó no ser el candidato al gobierno de Puebla, sino Martha Érika Alonso?

—No es que yo me moleste, era algo hasta previsible. Qué más hubiera querido que él [Moreno Valle] fuera candidato a la Presidencia de la República y yo estar como abanderado al gobierno de Puebla, pero cuando las cosas no se dan y ves que se autoimpuso [Anaya], pues no.

Pero no voy a opinar de la candidatura de ella, no me quiero meter en eso en este momento. Me voy a concentrar en otros temas.

¿Podría buscar la candidatura por otro partido?

—No estoy pensando en eso; sí quiero, pero no estoy pensando en eso. Mi circunstancia está en que se concrete el proyecto de Pepe Meade.

¿Por qué hasta ahora se va Javier Lozano, si desde Gustavo Madero ya estaba inconforme?

—Porque es el momento de las definiciones y yo no voy a apoyar al autoimpuesto joven dictador, yo no me voy a quedar apoyando en un partido que está apoyando al candidato de otro partido. Eso es incongruente.

¿Qué va a suceder con los senadores rebeldes?

—Habrá que preguntarle a cada uno de ellos, pero para que vean que aquí las decisiones [personales] no las tomamos en bloque, pero eso sí, vamos a seguir votando en bloque.

¿Existe el PRIAN?

—No, no existe el PRIAN, lo que existe es un país de leyes e instituciones amenazado, ya no sé si por López Obrador o Ricardo Anaya; ya no sé quién de ellos a estas alturas es más peligroso para México y mucho me temo que el segundo, porque es joven, inexperto y ambicioso.

¿Apoyará a Margarita Zavala en caso de ser candidata a la Presidencia de la República?

—No, yo no estoy con Margarita Zavala, estoy con Pepe Meade.