La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) aseguró de manera precautoria 4 ejemplares de vida silvestre que se exhibían en el restaurante Habana Banana,  ubicado en Ensenada, Baja California, tras detectar faltas al trato digno y respetuoso  hacia  un jaguar, una pantera,  un león africano y un mono capuchino.

La Delegación Federal de la PROFEPA en la entidad informó que el inspeccionado  exhibía a los 3 felinos y al primate para la toma y venta de fotografías, sin contar con la respectiva autorización para ello.

En atención a diversas denuncias ciudadanas, en las que se alertaba de la exhibición de los animales, personal de  esta dependencia federal efectuó una visita de inspección al sitio en cuestión para verificar el cumplimiento de lo establecido en la autorización SPA-PIMVS-EP-0006-BC/13 emitida por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT).

Se observó que dicha autorización sólo permite el espectáculo público con ejemplares de vida silvestre para las actividades de mantenimiento, exhibición, educación ambiental y aprovechamiento no extractivo  del jaguar pinto (Panthera onca).

Sin embargo, durante la inspección se observaron que el establecimiento poseía varias jaulas en las que se exhibían  un jaguar pinto (Panthera onca) macho de 2 años de edad; un jaguar melánico o pantera negra (Panthera onca) hembra de 10 meses de edad; un león africano (Panthera leo) hembra de 5 meses de edad;  así como un mono capuccino (Cebus nigritus) macho, de aproximadamente año ocho meses.

También se encontraban en vitrinas un pitón burmes (Python molorus bivittatus) de 2.5 metros de largo y  3 ejemplares de pitón bola (Python regius).

Si bien al momento de la inspección el visitado presentó la documentación que acreditaba la procedencia legal de todos los  ejemplares de vida silvestre exhibidos en el restaurante, se detectaron algunas irregularidades.

Entre las anomalías se encuentran las siguientes: las jaulas no tenían las características necesarias  para los ejemplares (ubicación, medidas, bebederos, lugares para la postración, descanso y estiramiento) y  algunos   animales estaban  encadenados  y sometidos a niveles altos de música y ruido.

Asimismo presentaban  visibles signos de estrés por el  permanente contacto con los visitantes.

Además,  el inspeccionado no presentó los informes anuales correspondientes a los años 2013 y 2014;  el Plan de Manejo del Predio o Instalación de Manejo de Vida Silvestre de forma confinada y fuera de su hábitat natural (PIMVS);  y la autorización que lo faculta para el aprovechamiento, explotación, posesión, exhibición, y toma de fotografías con ejemplares de vida silvestre.

Ante tales irregularidades, la PROFEPA ordenó  el aseguramiento precautorio del  jaguar pinto, jaguar melánico, león africano y mono capuccino.

Acto seguido, se procedió al traslado de los ejemplares  al Parque Zoológico Parque del Niño ubicado en el municipio de Ensenada. Por las dimensiones del jaguar pinto, éste se quedó en depositaría provisional del visitado.

Cabe señalar que la PROFEPA  dio parte de los hechos  a la Secretaría de Protección al Ambiente del estado de Baja California, a fin de que actúe en el ámbito de su competencia.

El Jaguar es una especie enlistada  en la NOM-059-SEMARNAT-2010, en la categoría de  “Peligro de extinción” (P) y el león africano  está considerado como especie amenazada dentro de laConvención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).

 

 

 

ALEMM