Durango, Durango.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) aseguró un ejemplar adulto macho de oso negro de la especie Ursus Americanus Emericus de 150 kilogramos, el cual deambulaba por el Ejido José Carillo Puerto, municipio de Guadalupe Victoria, Durango.

La intervención de inspectores de la Delegación Federal de la PROFEPA en dicha entidad ocurrió en atención de una alerta emitida por habitantes del lugar al percatarse de la presencia del plantígrado, cuando perseguía un becerro, situación por la que dieron parte a las autoridades locales.

En otro orden, la PROFEPA atendió la denuncia presentada por autoridades de la Unidad de Manejo para la Conservación de Vida Silvestre (UMA) “Parque Serengethi”, que informaron la muerte de un ejemplar de Oso Negro macho (Ursus Americanus) de un peso aproximado de 305 kg.

Este segundo ejemplar había sido donado a la mencionada UMA por la Delegación de la PROFEPA en el estado de Chihuahua, el 24 de febrero de 2005 después de haber sido decomisado dentro de diverso procedimiento administrativo. Su muerte fue producto de presunto envenenamiento.

En el primer caso, la intervención de inspectores de la Delegación Federal de la PROFEPA en el estado de Durango ocurrió en atención de una alerta emitida por habitantes del lugar al percatarse de la presencia del plantígrado, cuando perseguía un becerro, situación por la que dieron parte a las autoridades locales.

La captura del animal se dio gracias a la coordinación inmediata entre especialistas de la Delegación de PROFEPA en Durango, el gobierno y Protección Civil estatal, lo que permitió evitar algún incidente o ataque hacia los habitantes del lugar.

Inspectores federales de esta Procuraduría acudieron a las inmediaciones del municipio de Guadalupe Victoria, con apoyo del personal del Zoológico de Durango, sedaron al oso y los trasladaron en una jaula especial a la ciudad capital, para quedar al resguardo temporal de tal Zoológico, donde se realizarán estudios para determinar el estado de salud y físico del animal.

El animal se encuentra en buenas condiciones, se trata de un ejemplar de oso salvaje de aproximadamente 4 años de edad y 150 kilogramos de peso. Además, una vez terminada la valoración médica-veterinaria del ejemplar de oso por especialistas de la PROFEPA y del Zoológico, se determinará la disposición final del mamífero, por lo que se valorará el tiempo en que habrá de regresarlo a su hábitat.

vmp