(Agencias)

Ocho personas murieron, entre ellas dos policías, un civil y cinco atacantes, mientras que 20 resultaron heridas este jueves en un ataque suicida múltiple contra una comisaría de la ciudad de Jalalabad, en el este de Afganistán, informaron fuentes oficiales.

El ataque comenzó al amanecer cuando una persona hizo explotar las bombas de su vehículo frente a la comisaria, explosión que fue seguida por un segunda detonación y disparos en la comisaria de la capital de la provincia de Ningarhar, dijo a Efe el portavoz del gobernador local, Ahmad Zia Abdulzai.

El portavoz informó de la muerte de los cinco atacantes, mientras que el Ministerio del Interior confirmó la muerte de dos policías y un civil en un comunicado recogido por la agencia local PTI.

El enfrentamiento entre las fuerzas de seguridad y los talibanes duró varias horas. Los atentados suicidas son, junto a los artefactos explosivos improvisados, los métodos más recurrentes de los talibanes para atacar a las fuerzas afganas e internacionales, aunque en la práctica causan un elevado número de víctimas civiles.

El pasado martes 15 civiles murieron en un atentado suicida en un mercado de la ciudad de Maymana, en el norte del país. El conflicto afgano se halla en uno de sus momentos más sangrientos desde la invasión de EE.UU., que propició la caída del régimen talibán hace doce años.

El país asiático celebrará elecciones presidenciales el próximo 5 de abril. Este año es el último con presencia de tropas de la OTAN en Afganistán, de acuerdo con un calendario de retirada gradual que concluirá en diciembre próximo, cuando las fuerzas locales asumirán la seguridad en todo el territorio.

O.D.