Monterrey, Nuevo León.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA), Delegación Nuevo León, realizará operativos de vigilancia en puntos estratégicos para atender eventuales contingencias por incendios forestales y emitirá algunas recomendaciones sobre cómo actuar ante la presencia de un oso, debido a que en esta temporada se presentan una gran cantidad de avistamientos.

Se estima que alrededor del 70% del estado es terreno forestal, por lo cual la PROFEPA tiene el compromiso de poner en marcha acciones con el fin de proteger nuestras áreas naturales.

El Procurador Federal Guillermo Haro Bélchez mencionó que tan sólo durante el 2013 se registraron más de 10 mil 500 incendios forestales en todo el territorio nacional que afectaron gravemente a por lo menos diez estados, entre ellos Michoacán, Chihuahua, Estado de México, Hidalgo, Jalisco, Chiapas, Distrito Federal, Oaxaca y Tlaxcala.

Por lo que respecta a Nuevo León, la entidad no es considerada zona crítica en este rubro; sin embargo, la recomendación del titular de PROFEPA ya fue aprobada por el gobernador Rodrigo Medina de la Cruz, al reconocer que ayudará a reducir al máximo los riesgos de incendios forestales durante los próximos meses.

Cabe mencionar que entre las medidas puestas en marcha en este año, destaca el incremento del número de vigilantes ambientales forestales. De igual manera se han hecho exhortos a la población para que no se realicen fogatas.

En otro orden de ideas, la Delegación Federal de PROFEPA en la entidad realizará también operativos de vigilancia y emitirá recomendaciones a los visitantes de los principales parques naturales sobre cómo actuar frente a un oso, al arrancar la temporada de avistamiento de estos ejemplares.

La escasez de agua y comida en el hábitat natural de esta especie, aunado a la invasión de áreas por asentamientos irregulares, provocan que los osos se acerquen a las poblaciones.

Algunas sugerencias para la población son las siguientes: ante un avistamiento, es necesario mantener la distancia; no fotografiarlo; no dejar basura ni residuos de alimentos a su alcance; y alejarse lentamente y reportarlo a las autoridades competentes.

El avistamiento de oso negro en las inmediaciones de la zona metropolitana de Monterrey, se ha convertido en un fenómeno que acapara la atención mundial, y sus habitantes lo han adoptado como un signo distintivo de su identidad y regionalismo.

El oso negro es una especie protegida no sólo por la legislación mexicana (NOM-059-SEMARNAT-2010 tanto en la categoría de protección especial como en peligro de extinción); también por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).

vmp