México (Agencias).- Las inundaciones provocadas por las tormentas «Ingrid» y «Manuel» han motivado a muchos mexicanos a realizar donaciones a través de empresas, instituciones financieras y asociaciones civiles en apoyo a los damnificados. La solidaridad tiene recompensas a nivel personal y fiscales, ya que las aportaciones económicas realizadas a donatarias autorizadas pueden ser deducibles de impuestos.

Las donatarias autorizadas son organizaciones que desempeñan actividades sociales y que están registradas ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT), por lo que pueden otorgar comprobantes fiscales. Actualmente existen 6,839 instituciones de este tipo en todo el país.

Los mexicanos son muy solidarios, pues ante un desastre como un huracán o un terremoto, responden de inmediato y con generosidad. En el último año, 85% de los mexicanos realizó algún tipo de donación, sin embargo, en términos del apoyo a las organizaciones de la sociedad civil, México dona sólo un 0.04% de su Producto Interno Bruto, según información divulgada por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) con datos de la Universidad de Johns Hopkins.

«El desconocimiento y la desconfianza son los principales factores que limitan el apoyo por parte de los mexicanos a las organizaciones que trabajan sin fines de lucro por una causa social», señaló por su parte el director del Proyecto sobre Filantropía y Sociedad Civil del ITAM, Michael Layton.